Archivo de la etiqueta: Tíbet

Palacio budista de Potala en Lhasa

El Palacio de Potala es, para los budistas tibetanos, se trata de un lugar sagrado al que miles de personas acuden cada día en busca de la paz que emana.

Localización

Se encuentra en la montaña Hongshan en Lhasa, capital del Tíbet, y ha sido, hasta su exilio, la residencia de los últimos Lamas. Su construcción se realizó en el año 631 aunque luego estuvo varios siglos abandonado hasta que el siglo XVII, Lobsang Gyatso, el quinto Dalai Lama, lo reconstruyó.

El Palacio

El Palacio tiene 410.000 metros de área y 130.000 metros cuadrados construidos distribuidos en 13 pisos a los que se accede a través de una escalera en zigzag que lleva a la Puerta del Este. A continuación pasamos por un pasilla hasta una magnífica terraza de 1.600 metros desde la cual tenemos unas increíbles vistas. La terraza está junto al Pabellón Blanco, antigua residencia del Dalai Lama.

Dentro del Pabellón Blanco se encuentra el Salón Oriental que, antiguamente, servía de salón de celebraciones políticas y el Salón de la Luz Solar en el que estuvieron las alcobas de los Dalai Lama XIII y XIV y donde hacían la vida normal del día a día. Actualmente, en este último salón se exhiben todo tipo de artículos antiguos tales como estatuas de buda y teteras de oro, relojes extranjeros, sutras, etc.

Separado, por un patio, nos encontramos con el Pabellón Rojo. Dedicado casi exclusivamente a las actividades religiosas y donde se encuentran los stupas (restos) de los Dalai Lama. Además, podemos encontrar que se exhiben distintos tipos de reliquias, joyas, documentos, antigüedades, etc.

Uno de sus salones es el llamado Salón Occidental que está prácticamente dedicado al V Dalai Lama y donde se le hacen las tradicionales ofrendas. También podemos visitar el Salón de Tres Mundos donde podemos ver el retrato del emperador Qianlong, la estatua de Avalokitesvara, construida con 10.000 onzas de plata. A continuación nos encontramos con la gruta del Rey de Dharma, un salón de 27 metros cuadrados y en el que hay varias figuras de princesas.

Los tejados están realizados en cobre y pintadas de oro, lo que les confiere un resplandor que se aprecia a varios kilómetros de la zona.

Patrimonio cultural

Dentro de las paredes que rodean todo el Palacio de Potala se encuentra un gran patrimonio cultural entre murales, pinturas de tangka, documentos escritos a mano, una colección de sutras, más luego infinidad de objetos de oro, cobre, plata, hierro entre armas, joyas o libros. Por ello, en el año 1994, la Unesco otorgó al conjunto completo la clasificación de Patrimonio de la Humanidad.

Hoy en día

Ningún monje budista pasea ya por los pasillos del Palacio de Potala ya que ahora se ha convertido en un Museo debido al exilio provocado por las diferencias con China.

Pero lo que no ha perdido es la curiosidad y devoción de los miles de turistas diarios que recorren sus instalaciones. Eso sí, al tratarse de un lugar protegido, las visitas están muy controladas y sólo se deja 1 hora para la visita. Además hay que tener en cuenta que estamos en un lugar sagrado por lo que nuestra vestimenta debe acompañar la situación.

Realmente uno de esos lugares que deberían estar en nuestra lista de “Lugares que visitar antes de morir”.

Sichuan

Sichuan

Sichuan es una de las provincias más conocidas de China bien sea por la fama de su pimienta o por la de sus Osos Pandas. Sea como fuere es una de las ciudades más antiguas y la cuarta más poblada con más de 85 millones de habitantes.

Situada al centro suroeste del país, tiene aproximadamente 500.000 kilómetros cuadrados de extensión y es una de las puertas de entrada hacia el Tíbet. Su nombre significa “las cuatro comarcas de ríos y gargantas” y es que sus paisajes son dignos de visitar, aunque sólo sea una vez en la vida.

Historia

Existieron asentamientos en la dinastía Shang alrededor del siglo XV a.C aunque Sichuan no se incorporó al imperio hasta que estuvo bajo el poder de la dinastía Qin. Gracias a esta última dinastía, Sichuan se benefició de los avances tecnológicos y de agricultura que esta llevó a cabo convirtiendo sus cosechas en la fuente principal, tanto de provisiones como de hombres, para que los Qin unificaran China.

Al estar situada en la cuenca del río Yangtsé y rodeada por el Himalaya, la cordillera de Qinling y las montañas de Yunnan, Sichuan se convirtió en una importante base militar y en refugio de gobernantes.

Interés turístico

Hoy en día, es famosa por su gastronomía. Lo más característico es el picante que le ofrece la pimienta de Sichuan denominada también Fagara. Y también por ser el santuario de los pandas gigantes. Un área de más de 9.000 kilómetros rodeado de reservas naturales y parques paisajísticos. Allí vive un 30 por ciento del total de pandas del mundo.

Además, tiene tres patrimonios naturales, entre ellos la montaña Emei, donde se encuentra el Buda Gigante de Leshan, cuarenta reservas naturales y once parques forestales.