Archivo de la etiqueta: subastas

La Porcelana China

En este post os vamos a hablar de uno de los secretos mejor guardados, durante siglos, de la civilización china: la fabricación de la porcelana china.

Objeto de deseo desde que los occidentales viajaron las primeras veces a Oriente, la porcelana china es un material cerámico muy compacto, frágil pero resistente, impermeable y, generalmente, blanco que se ha elaborado de manera artesanal desde tiempos inmemorables.

La fabricación de la porcelana china

Utilizado en China, sobre todo, para la fabricación de vajillas, esculturas o elementos decorativos, las primeras noticias que tenemos de ella datan de los siglos VII y VIII y mundialmente conocida desde que Marco Polo conoció su existencia y la quiso llevar a occidente.

El resultado se consigue tras haber realizado un complejo proceso de cocción en el que se mezclan caolín, feldespato y cuarzo y al que se pasa por 3 cocciones a temperaturas que oscilan entre los 700 y los 1450 grados. Las piezas eran pulidas, expurgadas, tamizadas, molidas y esmaltadas con sumo cuidado y por trabajadores especializados.

Su industrialización vino de la mano del emperador Kangxi cuando este se dio cuenta del potencial económico que le podría suponer y creó la ciudad de Jingdezhen. Allí construyó fábricas y edificios suficientes para albergar a los más de 3.500 hornos y un millón de trabajadores que elaboraban sin descanso la porcelana china. Cada uno de los trabajadores tenía una ocupación concreta y nadie sabía lo que hacía el trabajador de al lado hacía, así el secreto se mantendría intacto.

El elevado precio que adquirieron las porcelanas chinas hizo que fueran piezas exclusivas en occidente, lo que dio lugar a la lucha por ver quién era capaz de conseguir la fórmula y así abaratar la producción. Tuvieron que pasar siglos y miles de intentos fallidos hasta que los chinos dijeron su fórmula secreta.

Su valor

Hoy en día, siguen siendo piezas de incalculable valor, sobre todo las que están selladas como “Fabricadas en Jingdezhen” y puede verse su proceso de elaboración en el Museo de la Historia de la Cerámica sito en Jingdezhen.

Nosotros, en Subastas Darley, os ofrecemos la oportunidad de haceros con alguna de las piezas más bellas de cerámica china como estas. Si queréis conseguir alguna, sólo tenéis que entrar en nuestra web y pujar para que sea vuestra. No os arrepentiréis.

La fábrica de porcelana de Royal Crown Derby

En Subastas Darley nos gusta trabajar con artículos de gran calidad y valor, sobre todo, artístico. Por ello, hoy os queremos hablar de la Royal Crown Derby, una de las fábricas de porcelana más famosa de Inglaterra y de la que contamos con una pieza entre nuestras subastas.

Plato Royal Crown Derby

Plato Royal Crown Derby

Royal Crown Derby

La Royal Crown Derby fue creada por Andrew Planche, hugonote de origen francés que se instaló en la ciudad de Derby, donde dedicaría su vida a la creación de piezas de porcelana. Tras haberse asociado con el ex pintor de porcelana, William Duesbury y con el banquero, John Heath, fundó la fábrica de porcelana de Cockpit Hill desarrollando la denominada “bone china”, una porcelana cuya técnica consiste en la mezcla de la pasta con cenizas de huesos de animales, lo que le confería una gran calidad.

Tras varios problemas entre ellos, la sociedad se rompió y la empresa pasó a estar en manos sólo de William Duesbury. Éste empleó a los mejores artistas de porcelana de la época para el diseño de sus porcelanas, lo que le confirió una gran reputación.

Años después compró la fábrica de Chelsea para ampliar el negocio y la de Bow, siendo, por aquel entonces, reconocido por el rey Jorge III. A partir de entonces la porcelana se pasaría a conocer como Crown Derby.

Su muerte y la de su heredero provocaron que la empresa pasara a manos de Michael Kean, socio del hijo, quien tuvo una época turbulenta que le provocó graves deudas económicas. Aunque la empresa siguió con sus actividades, lo cierto es que varias asociaciones provocaron que en 1815 esta fuera arrendada a uno de sus empleados, Robert Bloor.

Su talento para los negocios y el gran conocimiento que tenía de la empresa hicieron prosperar de nuevo la misma creando, por aquel entonces, la llamada porcelana Imari con intricados diseños geométricos y florales que convirtieron a la marca en una de las más populares.

Tras el fallecimiento de Robert Bloor, la fábrica cerró en 1848.

Años después, algunos de los antiguos empleados decidieron recuperar su trabajo montando una fábrica en Derby aprovechando los diseños, moldes y marcas y manteniendo así viva la artesanía de la zona. Años después, la porcelana de Derby recuperó su popularidad y la reina Victoria los nombró “fabricante oficial de porcelanas de Su Majestad”, título que siguen teniendo a día de hoy.