Archivo de la etiqueta: Ruta de la Seda

Xian

Capital de la provincia de Shaanxi, Xian es una de las ciudades más antiguas de China con más de 3.000 años de antigüedad y una de las paradas obligadas de la Ruta de la Seda. Conocida, sobretodo, por los guerreros de terracota, hoy en día es una gran metrópolis que no deja indiferente a ningún turista.

Xian fue capital de doce dinastías chinas distintas, centro político durante siglos, repleta de reliquias históricas que no paran de encontrarse, cosmopolita, moderna, tradicional y centro económico e industrial de China.

Si vas a planificar tu viaje a Xian, estas son las cosas que no debes perderte:

Los Guerreros de Terracota de Xian.

Estamos ante uno de los descubrimientos arqueológicos más importantes de todos los tiempos. Hasta la fecha son más de 8.000 estatuas de guerreros y caballos a tamaño natural encontrados en una fosa de más de 200 metros de largo, aún sin terminar de explorar, ya que se piensa que sus dimensiones son mucho mayores. Cada una de las estatuas tiene uno rasgos, ropajes y posición distinta siendo entre ellos totalmente diferentes.

El Mausoleo alberga los restos del emperador Qin Shi Huang, rey del estado chino de Qin, primer emperador de la China unificada. Pero hasta que no se terminen las excavaciones no sabremos la magnitud real del mausoleo ni lo tiene aún que mostrarnos. Por ahora sigue siendo un misterio bien guardado.

La Muralla de Xian.

Es una de las mejor conservadas de China. Construida durante la Dinastía Ming, es rectangular, mide unos 14 kilómetros de largo y 12 metros de altura y sirvió para proteger la ciudad de los ataques de los bárbaros.

El Barrio Musulmán de Xian.

Habitado por la etnia Hui, se trata de un gran zoco en el que podrás encontrar de todo a precios muy económicos, con puestos de comida árabe y un sinfín de olores y sensaciones en cada uno de sus rincones.

La Torre del Tambor de Xian.

Está en el centro de la ciudad de Xian y es uno de sus monumentos más importantes. Construida en el año 1380, durante el mandato de la Dinastía Ming, la Torre del Tambor ofrece unas vistas espectaculares de la ciudad, por lo que es muy recomendable subir.

En su interior alberga un gran tambor que se tocaba para indicar que el día estaba llegando a su fin. Tiene una impresionante colección de tambores antiguos, que están prohibidos tocar, y su decoración se compone de escritura china artística.

La Torre de la Campana de Xian.

Centro geográfico de Xian, la Torre de la Campana es la mejor conservada de sus características, construida en madera con más de 35 metros de largo y 8 de alto. También fue construida durante la Dinastía Ming en el año 1384 para advertir de los ataques de sus rivales y marcar las horas.

La Gran Pagoda del Ganso Salvaje.

Construida en el año 648 durante la Dinastía Tang con el propósito de albergar varios documentos y escritos budistas que trajo consigo el monje Xuanzang cuando estuvo de viaje por la India y, a lo largo de los años, se convirtió en el centro de traducción más importante de textos budistas.

La Mezquita de Xian.

Se construyó en el año 742 para albergar a la creciente población musulmana. Curiosamente su estilo arquitectónico es totalmente chino aunque su interior tiene la simbología musulmana.

El Monte Hua.

Situado junto al río Amarillo, el Monte Hua es un lugar sagrado para los taoístas que creían que allí moraba el dios del mundo subterráneo. Lugar de peregrinación, antiguamente allí estaba enclavado un templo conocido como el Santuario, muy visitado también por médicos tradicionales debido a la gran profusión de plantas de uso medicinal.

Hoy en día alberga varios templos y santuarios taoístas.

El Bosque de las estelas de piedra.

Construido en el siglo XI para albergar las estelas de los Treinta Principios Clásicos de la Dinastía Tang, a día de hoy cuenta con más de 3.000 piedras talladas con inscripciones caligráficas y con formas variopintas de monstruos, animales o dragones colocados sobre rocas o figuras en forma de tortuga.

El Parque Termal de Huaqing.

Situado a los pies de la montaña Li y con más de 2.500 años, el Parque Termal de Hauqing es un complejo de piscinas y fuentes termales en el que se respira un ambiente puro y limpio y en el que podemos disfrutar de los distintos pabellones construidos en la época de la Dinastía Tang. Un placer para los sentidos.

El Poblado neolítico de Banpo.

El poblado fue descubierto en el año 1953 junto al río amarillo.

En él podemos observar varios asentamientos del 4500 a.C que parecen estar muy bien organizados. Ocupan una extensión de 5,6 hectáreas.

El mausoleo de Han Yanglin.

Abierto al público sólo desde el año 2006, es uno de los complejos funerarios más interesantes e importantes de China.

Alberga los restos del emperador Liu Qi de la Dinastía Han, monarca benevolente que hizo prosperar a su pueblo.

Su mausoleo está junto a la de su esposa la emperatriz Wang, siendo ambas del mismo tamaño, seña de la importancia que le otorgaba. Tiene forma de pirámide construida en tierra que está acondicionada para las visitas de los turistas con un suelo de cristal y que cuenta con un museo en la que están expuestas las figuras que se desenterraron junto a las tumbas.

Dinastía Han

Si hay una dinastía en China que dejó una huella cultural fue la dinastía Han que precedió al conocido como período de los Tres Reinos y que duró varios siglos, desde el año 206 a.C hasta el 220 d.C.

Dinastía Han

Durante esta etapa, la filosofía adquirió gran importancia a través del confucionismo, se inventó el papel, se estableció la Ruta de la Seda, la población creció, el imperio se expandió, etc. En resumen, fue un época de mejoras en todos los ámbitos que no estuvo también exento de revueltas tanto internas como externas.

Coincidieron en el momento temporal con otra de las civilizaciones más importantes, los romanos. Y aunque no se relacionaron mucho directamente, sí que lo hicieron a través del comercio intercambiando oro y plata por productos como seda o especias.

Período Wen y Jing

El primer emperador de la dinastía Han fue Liu Bang, conocido también como Gao, que consiguió derrocar al anterior emperador Xiang Yu y con él a la dinastía Qing. Su objetivo, al igual que el de sus sucesores, por un tiempo al menos, fue que el pueblo chino viviera libre de guerras, con una estabilidad económica, social y cultural unificada y con una política de poca intervención en la sociedad civil. Este período de tranquilidad se ha denominado reino de Wen y Jing, por el nombre de los emperadores que lo llevaron a cabo.

Además, se produjo un cambio de religión, llevado a cabo por el emperador Wu en el que el taoísmo quedó relegado a un segundo plano y el confucionismo se convirtió en la religión oficial de China.

Desaparición

Desgraciadamente, como en todas las civilizaciones, las ansías y la acumulación de poder provocó enfrentamientos entre los campesinos y los terratenientes originándose rebeliones como la de los Turbantes Amarillos. Al final, el ejército tomó cartas en el asunto y acabó haciéndose con el poder hasta el final de la dinastía Han que se produjo cuando Dong Zhuo, comandante del ejército, puso de títere al emperador Xian Di y llevó desde la sombra el gobierno de China. Debido a ello, China quedó dividida territorial y políticamente durante más de 50 años.

Las Cuevas de Mogao

Hoy os hablamos de otro de los puntos clave dentro de lo que es la Ruta de la Seda, las Cuevas de Mogao. Junto con las Grutas de Yungang, uno de los lugares budistas más importantes de China.

Declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO en el año 1987, las Cuevas de Mogao también reciben el nombre Cuevas de Dunhuang o de las Mil Cuevas Budistas.

Historia

Se empezaron a construir sobre el año 366 d. C gracias a la visión de un monje budista, Lo-tsun que fue capaz de convencer a un peregrino de que construyera el primer templo.

Al estar dentro de la Ruta de la Seda, los peregrinos, monjes y comerciantes de todas las etnias que pasaban por la zona, se adentraban para dejar huella de su paso. Así comenzaron a construirse más y más templos. La época más extensa tuvo lugar bajo la Dinastía Wei del norte y finalizó en el siglo XIV bajo la Dinastía Yuan.

Localización

Se encuentran a unos kilómetros de la ciudad de Dunhuang y, en total, la componen 735 cuevas, de las cuales, 492 son las más famosas por sus estatuas y frescos. Ocupan más de 45.000 kilómetros cuadrados y están adornadas con 2.415 estaturas elaboradas en arcilla.

Abandonadas a su suerte durante siglos, las Cuevas de Mogao fueron redescubierta, en 1907, por el moje taoísta Wang Yuanlu y Aurel Stein.

Interior

Lo que encontraron los dejó sin palabras.

Aparte de los murales, que explicaban como si fueran un libro abierto, la historia de China en su día a día, los frescos y las estatuas, estaban ante una gran biblioteca de sabiduría casi perdida durante siglos. Hay que recordar que al estar en la Ruta de la Seda, muchos eran los visitantes que tuvieron y que dejaron, a su paso, testimonio escrito de todo tipo de temas. Así se ha podido hacer un compendio de sabiduría que de otra forma hubiera resultado imposible.

Se puede decir que las Cuevas de Mogao acogen un verdadero tesoro de obras de arte de etnias y lugares muy diferentes entre sí pero con un propósito en común, dejar su huella en la historia.

Expolio

Desgraciadamente, a principios del siglo XX, la zona fue invadida por especialistas y curiosas de otras nacionales que realizaron un expolio de la zona quedando las dos terceras partes de los tesoros repartidos en países como EE.UU, Alemania, Gran Bretaña, Rusia, Francia, Dinamarca, Suecia, Corea del Sur, India o Finlandia.

Aun así estamos ante un verdadero museo de historia y arte que, desde luego, dejará la boca abierta a cualquiera de los turistas que se acerquen a conocerlas.