Archivo de la etiqueta: Patrimonio de la Humanidad

Tumbas de la dinastía Ming

A unos 50 kilómetros de Pekín se encuentran una de esas bellezas que el hombre ha construido en tiempos inmemoriales: las Tumbas de la dinastía  Ming.

Se trata de un complejo compuesto por varios edificios en los que se encuentran enterrados 13 emperadores, 23 emperatrices y cientos de cortesanos y concubinas de la corte, todos pertenecientes a la Dinastía Ming.

Esta necrópolis se encuentra en un valle junto a la montaña Tianshou llegando a ocupar una extensión de 40 kilómetros cuadrados. Construidas entre los años comprendidos entre 1409 y 1609, en el año 2033 entraron a formar parte del Patrimonio de la Humanidad.

Durante más de 200 años, la necrópolis fue un lugar totalmente prohibido e intensamente guarecido para evitar los robos y allanamientos. No obstante, en el año 1956 se procedieron a excavar, sacando del lugar más de 300 piezas (oro, plata, jade…) y en 1959 se abrió para que el público pudiera contemplar cómo se realizaban los enterramientos de sus emperadores pasados. Turistas de todo el mundo recorren sus estancias a diario.

Como en la antigüedad se tenía el concepto de que cuando un emperador fallecía necesitaba llevar consigo todo lo que pudiera para sentirse como en casa en el más allá, los emperadores de la Dinastía Ming construyeron sus tumbas como verdaderos palacios adornados con todo tipo de objetos de oro, plata o jade además de vestidos de seda y, por supuesto, su séquito y concubinas, a los que mataban para acompañar a su señor en el viaje hacia el otro lado.

Estas tumbas solían constar de 3 partes: los edificios o pabellones habilitados para realizar los sacrificios necesarios para el alma del emperador y su familia; la torre de las estelas funerarias y el sepulcro que, normalmente, se encontraba sellado bajo tierra.

Las más conocidas de las 13 tumbas son las del emperador Zhu Yijung y el emperador Yongle.

La primera de ellas porque fue la primera sepultura que se abrió para su estudio; además no fue saqueada por ladrones, por lo que conservaba todos los objetos prácticamente intactos, y está compuesto por cuatro construcciones a unos 27 metros bajo el suelo.

En la del emperador Yongle también está enterrada la emperatriz Ren Xiaoxi y las 16 concubinas que se llevó en su último viaje. La entrada se realiza a través de un camino sargado con esculturas de mármol a los lados que representan a la guardia del emperador. Una vez finalizado el camino sagrado se da paso a la Avenida de los animales en la que podemos observar numerosas esculturas de diversos animales tanto fantásticos como reales.

Otra tumba muy estudiada es la del emperador Ding Ling que está formada por varias edificaciones (el Castillo Precioso, el Palacio Leng, el Palacio Subterráneo y el Pabellón Luminoso) realizadas, muchas de ellas, casi íntegramente en mármol.

Casi todos los objetos funerarios que se sacaron de esa tumba, más de 3000 piezas de oro, jade, plata, porcelana…, podemos verlas exhibidas en dos salas del recinto.

Es una parada obligada si vas a viajar Pekín ya que es una oportunidad de conocer cómo eran las cosas en los tiempos en los que los emperadores dominaban China.

Hangzhou

Hangzhou

Hangzhou es la capital de la provincia de Zhejiang y está considerada una de las ciudades más bellas de China. Se encuentra situado junto al Lago del Oeste, la mayor atracción del lugar y está rodeada por bosques, arroyos y barrancos.

Los encargados de embellecerla y darle la gran fama que tiene fueron los miembros de la Dinastía Song, que la convirtieron en capital y construyeron muchas de las edificaciones que la conforman. De hecho, uno de los miles de dichos chinos dice que “En el cielo está el paraíso, en la tierra, Suzhou y Hangzhou”.

Lugares de interés

Ciudad turística por excelencia, Hangzhou, tiene varios lugares de interés que no te puedes perder si deseas adentrarte en su historia, cultura y tradición.

Lago del Oeste

El más imponente de ellos es de carácter natural y lo compone el magnífico Lago del Oeste de unos 3 kilómetros de extensión en la que hay 4 islas, sólo una de ellas natural y en las que se han edificado varios pabellones y pequeños lagos interiores.

Pagoda de las Seis Armonías

Otro magnífico lugar es la Pagoda de las Seis Armonías construida según el budismo y cuyas armonías las componen la abstinencia, la pobreza y las armonías de las palabras, de las opiniones, de la mente y del cuerpo.

Se construyó en el año 970 aunque ha tenido que ser reconstruida y restaurada en varias ocasiones. Se la considera una de las grandes obras de arquitectura chinas.

Templo del Alma Escondida

El Templo del Alma Escondida es uno de los templos más importantes de la zona en la que podemos ver impresionantes esculturas de Buda. En su día albergó a más de 3.000 monjes distribuidos en 18 pabellones con 75 salas en total y 9 suntuosas torres. Fue construido en época del emperador Xian, de la Dinastía Jin, sobre el año 326.

Museo de la Farmacia y del Té

Otro lugar de interés que no puedes perderte es el Museo de la Farmacia y del Té chino en la que podrás visitar un magnífico edificio en el que encontrarás toda la medicina tradicional china. Además es la tienda base de la marca de té Longjing y podrás visitar 6 salas en las que conocerás la historia del té, su elaboración, sus costumbres…Podrás también disfrutar de una Ceremonia tradicional.

Templo de Yue Fei

Y aunque hay muchos más lugares que visitar, para lo último hemos dejado el Templo de Yue Fei en la que se encuentra la tumba de este general chino considerado un héroe. El templo se encuentra en el centro de Hangzhou sobre colina Qinxia, al norte del Lago del Oeste.

Construido por la Dinastía Song en el año 1221 se compone de 3 templos, el de Yue Fei, su Mausoleo y el templo de la Lealtad. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2011.

Está rodeado por estatuas de piedra de animales (ovejas, tigres, caballos…) y varios personajes entre las que destacan unas realizadas en hierro y que se encuentran atadas y arrodilladas que representan a los traidores que instigaron la muerte del general.

El personaje de Yue Fei es muy conocido y venerado en China. Perteneciente a la Dinastía Song, fue un distinguido soldado que resistió los enfrentamientos con los Jin pero que debido a las maquinaciones de la corte del momento fue encarcelado y ejecutado a la edad de 39 años.

LA CIUDAD PROHIBIDA DE BEIJING

La Ciudad Prohibida de Beijing es el conjunto palaciego más grande del mundo con sus más de 720.000 metros cuadrados.

Construida en el transcurso de la dinastía Ming desde los años 1406 al 1420, fue el hogar y la sede de 24 emperadores de las dinastías Ming y Qing durante más de 500 años. Está compuesta por 980 edificaciones construidas según los cánones de la arquitectura tradicional china, es Patrimonio de la Humanidad y está considerado por la Unesco como el mayor conjunto de estructuras de madera antiguas del mundo.

A partir de 1912, la Ciudad Prohibida dejó de ser lo que era para pasar a albergar el Museo del Palacio (http://www.dpm.org.cn) en el que se encuentra una de las mayores colecciones de libros antiguos y documentos del país.

El recinto en sí está dividido en 2 zonas, por decirlo de alguna manera, la Corte Exterior y la Corte Interior. La Exterior se utilizaba para todas las gestiones ceremoniales y políticas y la Interior alberga la residencia del Emperador y su esposa y concubinas.

Palacios, salas, templos, bibliotecas, jardines y estancias de los sirvientes, concubinas y eunucos componen el grueso de la ciudad. Todo ello rodeado por una muralla de 7,9 metros de alto y un foso de 6 metros de profundidad.

Está rodeada por jardines imperiales en 3 de sus lados y al sur se encuentran los importantes santuarios imperiales: el de la familia y el del Estado.

Como todo lo que se realizaba en la antigua China, todo sigue un plan y unos principios, La construcción de la Ciudad Prohibida está diseñada al más mínimo detalle y sigue unos preceptos religiosos y filosóficos.

La Ciudad Prohibida

Como el amarillo es el color del emperador, casi todos los tejados tienen azulejos de ese color; los edificios están diseñados según en Clásico de los Ritos, los salones están dispuestos en grupos de tres formando el trigrama Qian, que representa el cielo, y las cresterías de los tejados están decoradas con un hombre que cabalga un ave fénix y es perseguido por un dragón imperial.

Hoy en día, es un auténtico placer recorrer la ciudad para asombrarse de sus dimensiones, su elegancia y, sobre todo, el esplendor que tuvieron las dinastías antiguas que queda reflejado en cada piedra.

Un lugar lleno de espiritualidad que es un imprescindible si viajas a China.