Archivo de la etiqueta: Palacios

LA CIUDAD PROHIBIDA DE BEIJING

La Ciudad Prohibida de Beijing es el conjunto palaciego más grande del mundo con sus más de 720.000 metros cuadrados.

Construida en el transcurso de la dinastía Ming desde los años 1406 al 1420, fue el hogar y la sede de 24 emperadores de las dinastías Ming y Qing durante más de 500 años. Está compuesta por 980 edificaciones construidas según los cánones de la arquitectura tradicional china, es Patrimonio de la Humanidad y está considerado por la Unesco como el mayor conjunto de estructuras de madera antiguas del mundo.

A partir de 1912, la Ciudad Prohibida dejó de ser lo que era para pasar a albergar el Museo del Palacio (http://www.dpm.org.cn) en el que se encuentra una de las mayores colecciones de libros antiguos y documentos del país.

El recinto en sí está dividido en 2 zonas, por decirlo de alguna manera, la Corte Exterior y la Corte Interior. La Exterior se utilizaba para todas las gestiones ceremoniales y políticas y la Interior alberga la residencia del Emperador y su esposa y concubinas.

Palacios, salas, templos, bibliotecas, jardines y estancias de los sirvientes, concubinas y eunucos componen el grueso de la ciudad. Todo ello rodeado por una muralla de 7,9 metros de alto y un foso de 6 metros de profundidad.

Está rodeada por jardines imperiales en 3 de sus lados y al sur se encuentran los importantes santuarios imperiales: el de la familia y el del Estado.

Como todo lo que se realizaba en la antigua China, todo sigue un plan y unos principios, La construcción de la Ciudad Prohibida está diseñada al más mínimo detalle y sigue unos preceptos religiosos y filosóficos.

La Ciudad Prohibida

Como el amarillo es el color del emperador, casi todos los tejados tienen azulejos de ese color; los edificios están diseñados según en Clásico de los Ritos, los salones están dispuestos en grupos de tres formando el trigrama Qian, que representa el cielo, y las cresterías de los tejados están decoradas con un hombre que cabalga un ave fénix y es perseguido por un dragón imperial.

Hoy en día, es un auténtico placer recorrer la ciudad para asombrarse de sus dimensiones, su elegancia y, sobre todo, el esplendor que tuvieron las dinastías antiguas que queda reflejado en cada piedra.

Un lugar lleno de espiritualidad que es un imprescindible si viajas a China.