Archivo de la etiqueta: lenguaje del abanico

Historia del Abanico

El Abanico es uno de los instrumentos más utilizados a lo largo de la historia que ha sabido mantenerse en un segundo plano y así evitar su desaparición.

Historia

Parece ser que es mucho más antiguo de lo que parece y que, probablemente, ya estaba en el día a día del hombre prehistórico, por lo menos, como artefacto para avivar el fuego de las hogueras. Civilizaciones enteras lo han utilizado durante siglos para refrescarse, avivar el fuego, espantar insectos molestos o simplemente como complemento para demostrar el importante linaje de su portador.

Una de las representaciones más antiguas de las que tenemos constancia es la representación de un cortejo real del emperador egipcio Narmer sobre el año 3000 a.C donde aparecen un par de esclavos portándolos. Estos y la mayoría de los que los egipcios utilizaban eran de grandes dimensiones, semicirculares y de plumas.

En las antiguas Grecia y Roma, el uso del abanico estuvo también muy presente. De menor tamaño que el de los egipcios, estos eran utilizados para espantar a las moscas y como señal de alta alcurnia.

Pero donde realmente tuvieron una importancia como arte fue en la Antigua China en el que la tradición del abanico es milenaria. De hecho estamos hablando de que la constancia arqueológica más antigua que se tiene al respecto es del siglo VIII a.C. Las leyendas chinas cuentan que su origen está vinculado a una pequeña anécdota que le ocurrió a la hija del mandarín Kansi. Esta se encontraba celebrando una fiesta en un local en el que el calor era insoportable y decidió quitarse la máscara que le cubría el rostro, contraviniendo las normas que tenían las mujeres de no mostrar su rostro en público, abanicándose tan deprisa que no era posible verle los rasgos. Enseguida fue imitada por el resto de mujeres de la fiesta.

Se fabricó en marfil, bambú, seda, papel, tortuga y plumas, llegando a utilizarse en la mayoría de las ceremonias y contando con una suntuosidad que nada tenía que ver con su función primigenia de darse aire y refrescarse.

En Europa, las primeras referencias que tenemos del abanico son las que nos da la historia y en ella se dice que Colón le trajo a la reina Isabel la Católica un abanico de plumas de su primer viaje a las Américas. Después, los comerciantes portugueses que viajaban a Oriente se encargaron de introducirlo como un objeto muy caro y extravagante que, enseguida, hizo las delicias de las cortes europeas del siglo XVI.

Abanico introducido en Europa

Abanico introducido en Europa

Elaboración

Desde entonces su elaboración se ha mecanizado, pero antiguamente se realizaban uno a uno, a mano y totalmente únicos. Requiere la colaboración de orfebres, artistas, escultores y grabadores para cada una de las partes que lo componen. Eran trabajos artesanales que se realizaban, independientemente, en talleres especializados.

Se pueden dividir en Abanicos fijos, que son planos y están sujetos por un mango; y los Abanicos plegables, que tiene varias varillas unidas por una banda de tela o papel decorado y que se despliega en forma semicircular.

Los Abanicos españoles siempre han tenido una extraordinaria fama por ser de los de mejor calidad y estilo. Los primeros maestros artesanos del abanico datan del siglo XVII y en el siglo XVIII se conoce que se oficializó el gremio fundándose Real Fábrica de Abanicos en la ciudad de Valencia.

Lenguaje del Abanico

Pero tras los abanicos también se esconden otras historias. Las de los tiempos en los que a la mujer no se le permitía hablar ni mostrar en público sus sentimientos y que hizo del abanico un instrumento de códigos secretos para hablarse entre amantes. Algunos de los gestos que se han utilizado a lo largo de la historia han sido los siguientes:

  • Abanicarse rápidamente significa: Te amo con intensidad.
  • Dejar caer el abanico significa: te pertenezco.
  • Contar las varillas del abanico o pasar los dedos por ellas: quiere hablar.
  • Dar un golpe con el abanico sobre un objeto significa que está impaciente.
  • Pasar el abanico por la mejilla significa que es una mujer casada.
  • Girar el abanico con la mano derecha viene a decir que no le gusta.
  • Cubrirse la cara con él abierto quiere decir que le siga cuando se vaya.
  • Si apoya el abanico a medio abrir sobre los labios viene a decir que tiene permiso para besarla.

Sea como fuere, lo cierto es que los abanicos siguen siendo, hoy en día, un complemento indispensable en las ambientes cálidos y que, aunque lo parezca, su uso aún no ha sido anulado por las nuevas tecnologías.

Así que si deseas hacerte con uno de ellos, sólo tienes que entrar en www.subastasdarley.com y conseguir alguno de los que estamos subastando. Regístrate y consíguelo.

Abanico en Subastas Darley

Abanico en Subastas Darley

Abanico en Subastas Darley

Abanico en Subastas Darley