Archivo de la etiqueta: Las 5 dinastías y los 10 reinos

Las 5 dinastías y los 10 reinos

Breve período de la historia de China en la que la inestabilidad política era la tónica diaria. Duró desde el año 907 al 960 y las cinco dinastías que reinaron durante el período fueron la Dinastía Liang, la Dinastía Tang, la Dinastía Jin, la Dinastía Han y la Dinastía Zhou.

Asimismo, más de una docena de reinos nuevos, estados independientes, fueron creados: Wu, Wuyue, Min, Chu, Han meridional, Shu anterior, Shu posterior, Jingnan, Tang meridional, Han septentrional.

Durante este período muchos fueron los pueblos invasores que se asentaron en China tales como los kitanes o los shato que llegaron, incluso, a imponer su forma de gobierno, a exigir tributos y a establecer su cultura y costumbres por encima de las tradicionales chinas.

Dinastía Liang

Zhu Wen, poderoso militar chino, consolidó su poder gracias a la dinastía Tang, hizo matar al emperador Zhaozong y fundó la Dinastía Liang siendo él mismo emperador.

Dinastía Song

Sobre el año 960, el emperador Daizu creó la Dinastía Song e inició el proceso de unificación pasando de la edad antigua a la moderna y poniendo fin a una época de tradiciones y pensamientos que ya no eran prioritarios para el gobierno. La necesidad de cambio fue más fuerte.

Dinastía Tang

Muchos no reconocieron el nuevo poder y hubo varias revueltas. Como resultado, Li Cunxu se autoproclamó emperador y fundó la Dinastía Tang. Consiguió reunificar de nuevo una parte de China.

Dinastía Jin y Dinastía Han

Poco duró la calma. Hasta que Shi Jingtang se rebeló con el gobierno establecido y fundó una nueva dinastía, la Dinastía Jin, hasta que los kitán decidieron quitarles el poder y apareció Liu Zhiyuan, que proclamó la Dinastía Han creando el régimen Han. Esta fue la dinastía de más corta vida de las cinco, puesto que un golpe en el 951 llevó a la entronización del general Guo Wei y al comienzo de la dinastía Zhou.

Zhao Kuangyin y su sucesor Zhao Kaungyi serían los encargados de acabar con los malestares políticos derrotando a todos los enemigos y reunificando China, completamente, sobre el año 980.

Como hemos visto, fue una época convulsa de la historia de China que nos demuestra que el deseo de poder es capaz de cometer traiciones, asesinatos, genocidios y de acabar con una cultura, unas costumbres y unas tradiciones arraigadas durante siglos, simplemente, por el hecho de gobernar.