Archivo de la etiqueta: La Emperatriz Zhangsun

La Emperatriz Zhangsun

La Emperatriz Zhangsun

Hija del famoso general Zhangsun Sheng y Lady Gao, hija del oficial Gao Jingde, nació en el año 601 en la ciudad de Chang’an y fue la pequeña de 5 hermanos: Zhangsun Xingbu, Zhangsun Heng’an, Zhangsun Anye y Zhangsun Wuji.

A la muerte de su padre, su hermano de madre, Zhangsun Wuji, su madre y ella fueron expulsados de la casa familiar y acogidos por Gao Shilian, hermano de Lady Gao, que fue quien los crió.

A la edad de 12 años se casó con Li Shimin, futuro emperador Taizong, quien accedió al poder tras varias guerras internas. Tuvieron 3 hijos juntos: Li Chengqian, Li Tai, y Li Zhi futuro emperador, y tres hijas, Changle, Jinyang y Xincheng.

Su carácter

La emperatriz Zhangsun era modesta en todas sus acciones y nunca vivió con lujo, era afable y querida por todos sus súbditos, cuidaba personalmente de las otras concubinas, de sus damas de compañía y salvaba a los eunucos de los castigos de su marido.

Tal era el deber y adoración hacia su marido que cuando él sufrió una grave enfermedad, ella estuvo con él día y noche llevando consigo siempre un veneno para suicidarse, preparado por si el emperador moría.

Ella misma estuvo muchos años enferma de asma y aun así nunca se separó de su marido ni de sus obligaciones de emperatriz ayudando y aconsejando a su marido en sus encrucijadas, sobre todo, familiares. Murió en el año 636 despidiéndose de su marido con estas palabras:

“No he sido una carga al pueblo en vida, y no quiero serlo una vez muerta. Por lo que espero que no me construyáis una gran tumba haciendo a la gente trabajar y malgastando los recursos del imperio. Haz de una colina mi tumba, y usa ladrillo o madera para construirla. Espero que su alteza imperial permanezca cerca de hombres honestos y se aleje de aquellos que no tienen virtudes; que aceptareis palabras sabias y que no prestareis oídos a los falsos cumplidos de los malvados; que dejareis de trabajar tanto y que dejéis de cazar. Incluso si voy al infierno, No tengo ningún arrepentimiento. No es necesario que convoquéis a nuestros hijos e hijas aquí; si les veo llorar, me entristeceré”.

Durante su corta vida de 36 años, la emperatriz Zhangsun ganó alta reputación y admiración del emperador y de su pueblo por su tolerancia y sabiduría. Ella fue considerada como una modelo para las emperatrices en la historia China.