Archivo de la etiqueta: El Arte de la Guerra

Sun Bin

Sun Bin nació en el año 316 a. C. durante el período de los Reinos Combatientes. Descendiente de Sun Tzu, fue el autor del libro El Arte de la Guerra de Sun Bin, libro de estrategia militar.

Discípulo de Wang Li, el Maestro del Demonio, ha sido considerado uno de los grandes estrategas militares de China.

Envidiado por su compañero Pang Yuan, fue objeto de una treta de él en la que le acusaron de alta traición. Por ese motivo, su rostro fue tatuado y se le amputaron los pies. A partir de ahí, se le conoció como Sun el Mutilado.

A pesar de este hecho, un emisario del Estado de Qi, que estaba de paso por el reino de Wei, quedó asombrado por el extraordinario conocimiento del arte de la guerra de Sun Bin y decidió sacarlo a escondidas para llevarlo a Qi donde fue nombrado consejero militar del gran general Tian Ji.

Este libro, conocido hace tiempo por fragmentos y recientemente descubierto en la misma tumba en la que se encontró la versión desconocida de El Arte de la Guerra de Sun Tzu, fue compilado por sus discípulos. Se trata de un texto complejo que cubre una amplia gama de temas sin progresión lineal escrito en un lenguaje extremadamente difícil, altamente secreto.

Las dos historias más conocidas por las que Sun Bi se ganó la tan merecida fama fueron las siguientes:

En la primera de ellas, el contrincante era el general Pang Yuan, que había llegado con su ejército para sitiar el Estado de Zhao. Ante ello, Sun Bin aconsejó al general Tian Ji sitiar la capital para rescatar Zhao aprovechando la ausencia de la élite militar de Pang Yuan. Cuando este último se dio cuenta de lo que ocurría ya era tarde para atacar por lo que ordenó la retirada. A esta estratagema se la conoce como “Sitiar a Wei para rescatar a Zhao” y es la segunda de las 36 de los clásicos militares chinos.

Trece años después tuvo lugar la segunda historia en la que también aparece Pang Yuan.

En este caso, Pang tenía que sitiar el Estado de Han y conociendo lo que había ocurrido en su anterior disputa, fue bien preparado. Sun Bin regresó a Qi y su rival hizo que le siguieran para acabar una vez con él.

En su camino de regreso con el ejército, Sun Bin utilizó la táctica de “reducir las cocinas” en las que hacía apagar a sus soldados cada día unos cuentos fuegos, lo que dio que pensar a Pang Yuan. Creyendo que los soldados estaban mermando abandonando y desertando, decidió atacar con el grueso de su ejército y una pequeña parte de su élite tenía órdenes de acabar con Sun Bin.

Este ordenó talar todos los árboles que hubiera al paso de Pang Yuan excepto uno en el que marcó el mensaje “Pang Yuan muere aquí” y apostar a un gran número de arqueros que tenían órdenes de tirar a matar.

Cuando Pang Yuan llegó al lugar, cientos de flechas le atacaron dejándolo gravemente herido. Se suicidó con su espada junto al árbol del mensaje.

Como vemos, a pesar de su invalidez, logró convertirse en un gran estratega militar durante el período de los Reinos Combatientes.

LOS REINOS COMBATIENTES

Una de las épocas más importantes en la historia de China es la que se denomina de los Reinos Combatientes.

Fue una época que duró unos 250 años en el siglo V a.C. y se produjo cuando la región se dividió en 8 estados que eran beligerantes entre ellos. Y, aunque pueda parecer contradictorio, este momento de la historia propició el surgimiento de nuevas corrientes religiosas y filosóficas como el confucianismo, el taoísmo, el mohismo o el legalismo, aunque, en muchas ocasiones, las directrices las establecía el gobernante del momento. De hecho, el emperador Qin hizo quemar todos los escritos que no tuvieran que ver con la corriente del legalismo que él quería imponer.

Igualmente hubo un auge en la proliferación de nuevas tecnologías implantadas para la guerra, tales como nuevas armas, carros de guerra y herramientas de diversa índole propiciadas por el fin del uso del bronce y el comienzo del hierro.

Gracias a la división de los territorios, el comercio tuvo un gran auge. La necesidad de comerciar con otros reinos diferentes de los que se estaba en guerra, hizo que los gobernantes miraran más allá de sus fronteras para impulsar su economía, mayoritariamente mermada por las batallas.

Se realizaron muchos proyectos constructivos pero el que tuvo mayor relevancia para la historia fue el comienzo de la construcción de la Gran Muralla China.

El famoso libro de “El Arte de la Guerra” de Sun Tzu se escribió en este período. Y es que durante aquella época se mejoraron las estrategias militares y los guerreros eran entrenados sin descanso para mejorar sus tácticas.

En el año 221 a.C, el emperador Qin ponía fin a esta etapa de los Reinos Combatientes cuando terminó de unificar China en un solo territorio. Comenzó así la dinastía y el período Qin.