Archivo de la etiqueta: Dinastía Zhou

Las 5 dinastías y los 10 reinos

Breve período de la historia de China en la que la inestabilidad política era la tónica diaria. Duró desde el año 907 al 960 y las cinco dinastías que reinaron durante el período fueron la Dinastía Liang, la Dinastía Tang, la Dinastía Jin, la Dinastía Han y la Dinastía Zhou.

Asimismo, más de una docena de reinos nuevos, estados independientes, fueron creados: Wu, Wuyue, Min, Chu, Han meridional, Shu anterior, Shu posterior, Jingnan, Tang meridional, Han septentrional.

Durante este período muchos fueron los pueblos invasores que se asentaron en China tales como los kitanes o los shato que llegaron, incluso, a imponer su forma de gobierno, a exigir tributos y a establecer su cultura y costumbres por encima de las tradicionales chinas.

Dinastía Liang

Zhu Wen, poderoso militar chino, consolidó su poder gracias a la dinastía Tang, hizo matar al emperador Zhaozong y fundó la Dinastía Liang siendo él mismo emperador.

Dinastía Song

Sobre el año 960, el emperador Daizu creó la Dinastía Song e inició el proceso de unificación pasando de la edad antigua a la moderna y poniendo fin a una época de tradiciones y pensamientos que ya no eran prioritarios para el gobierno. La necesidad de cambio fue más fuerte.

Dinastía Tang

Muchos no reconocieron el nuevo poder y hubo varias revueltas. Como resultado, Li Cunxu se autoproclamó emperador y fundó la Dinastía Tang. Consiguió reunificar de nuevo una parte de China.

Dinastía Jin y Dinastía Han

Poco duró la calma. Hasta que Shi Jingtang se rebeló con el gobierno establecido y fundó una nueva dinastía, la Dinastía Jin, hasta que los kitán decidieron quitarles el poder y apareció Liu Zhiyuan, que proclamó la Dinastía Han creando el régimen Han. Esta fue la dinastía de más corta vida de las cinco, puesto que un golpe en el 951 llevó a la entronización del general Guo Wei y al comienzo de la dinastía Zhou.

Zhao Kuangyin y su sucesor Zhao Kaungyi serían los encargados de acabar con los malestares políticos derrotando a todos los enemigos y reunificando China, completamente, sobre el año 980.

Como hemos visto, fue una época convulsa de la historia de China que nos demuestra que el deseo de poder es capaz de cometer traiciones, asesinatos, genocidios y de acabar con una cultura, unas costumbres y unas tradiciones arraigadas durante siglos, simplemente, por el hecho de gobernar.

Dinastía Shang

La semana pasada os hablábamos de la Edad de bronce arcaica y comentábamos que surgió en tiempos de las Dinastías Shang y Zhou. Pues bien, hoy vamos a ampliar un poco más la información hablando un poco de la Dinastía Shang.

Fundada en el siglo XVI a.C, su dominio se prolongó seis siglos y fue, históricamente, la segunda dinastía que apareció en China y la primera de la que se tiene documentación.

Gracias a esa dinastía, China vivió una gran transformación, ya que se compuso de una sociedad muy desarrollada que estuvo gobernada por aristócratas que formaron un estado, moldearon las clases sociales e institucionalizaron las propiedad privada, entre otras cosas.

Su sociedad estaba dividida en el rey, que era el cabeza de todo, el cuerpo administrativo, formado por guerreros, chamanes y escribas y la fuerza bruta, compuesta por esclavos y campesinos.

Básicamente, vivían de la agricultura, la ganadería y la caza hasta que inventaron el comercio y se expandieron por todo el territorio. Introdujeron los calendarios solares y lunares dividiendo el año en 12 meses lunares de unos 29 días aproximadamente. Y utilizaron una escritura propia de unos 3.000 caracteres que fue la precursora de la lengua china.

Religiosamente hablando, la Dinastía Shang era muy respetuosa con sus antepasados y solían realizarles rituales funerarios que en alguna que otra ocasión incluían sacrificios humanos. Los difuntos eran enterrados acompañados de personas y de objetos de valor para la otra vida, tales como utensilios para comer, joyas o figuras que les servían para demostrar su estatus en el más allá. Gracias a ello, se ha podido comprobar que la Dinastía Shang fue la más avanzada civilización que trabajó el bronce, como ya comentamos en otro post.

ding_oro_perfil

Y como en todas las Dinastías que han abarcado un gran poder, la Dinastía Shang fue víctima del derrocamiento. Su último rey, Shang Zhou, se suicidó al comprobar que había sido derrotado por la rebelión de un grupo de esclavos que no estaban nada de acuerdo con su despotismo.

Una vez derrocada, les sucedieron los miembros de la Dinastía Zhou, pero esa ya es otra historia.

Recordaros, eso sí, que en Subastas Darley podéis ampliar la información en el Museo Darley o siguiendo nuestro blog.

BRONCES CHINOS ARCAICOS

Dentro de nuestra página www.subastasdarley.com tenemos un apartado que es Museo Darley. En él encontrarás la posibilidad de admirar auténticas joyas de coleccionista. Joyas de la época de la Edad de Bronce china pertenecientes a las Dinastías Shang y Zhou y denominadas bronces chinos arcaicos.

ding_oro_perfil

Y es que fue en la Edad del Bronce cuando la incesante búsqueda por nuevos materiales más resistentes trajo consigo el descubrimiento del bronce, lo que supuso un gran impulso para que, tanto social como políticamente, hubiera una importante transformación. Y es que quien poseyera bronce denotaba poder.

El auge en la utilización de la escritura tuvo también una gran repercusión ya que las piezas que se realizaban iban acompañadas de ella, lo que les da un valor mucho mayor si cabe.

Siglos después se tuvo la oportunidad de editar catálogos de la colección imperial y piezas privadas que clasificaron las piezas de bronce según su función ritual, tamaño, peso, medidas e incluso ilustraciones. Gracias a ello sabemos que el bronce se utilizó para fabricar armas, instrumentos musicales, vasijas para ofrendas y útiles para cocinar.

jarron_logopeque

Inclusive con toda la documentación que se tiene sobre el bronce, aún no se sabe cuál fue su origen. Se piensa que fueron los pueblos de las estepas y que fue en 1600 a.C cuando apareció en China. La mayor parte de las piezas de bronces chinos estaban compuestas de una aleación de cobre y estaño, a la que a veces se añadía plomo para hacerlo más dúctil.

La decoración de las piezas se guiaba por su función ritual. Sus ejemplos de diseño eran los jades y las piezas de cerámica del neolítico por lo que sus motivos intentaban reflejar a la sociedad con una belleza profunda y mística. Lo más representativo es lo denominado nubes y truenos cuyo origen viene dado por las huellas que se dejaban al moldear.

Muchas de las piezas de esa época tenían incrustaciones en plata y oro. Las dinastías que más utilizaron este tipo de decoración fueron la dinastía Shang y la dinastía Zhou. Es el trabajo que más admiración despertó en la época arcaica china por el perfeccionamiento, sobre todo, de la última etapa de la dinastía Zhou.

foto_coleccion_camello

Pasaros por nuestro Museo Darley y conocer alguna de las piezas de bronce que fueron el orgullo de toda una civilización.