Archivo de la etiqueta: Dinastía Yuan

Kublai Khan

Kublai Kan el más poderoso del mundo, con tierras, bienes y gente sin precedentes.

Así lo describió Marco Polo después de su viaje a China. Y es que Kublai Kan fue un personaje muy importante para la historia y dejó huella en la China conquistada por él.

Era nieto de Gengis Kan y fue el último gran kan del imperio mongol y el primer emperador de la reciente creación de la dinastía Yuan.

Nació el 23 de septiembre de 1215 y murió de gota el 18 de febrero de 1294. Hijo segundo de Tolui y Sorgagtani y hermano de Ariq Boke y Möngke, emperador mongol.

Enamorado de la cultura china, la estudió a fondo y, gracias a su hermano Möngke, fue gobernador de los territorios del sur del imperio. Durante el tiempo que ostentó ese cargo hizo un gran trabajo lo que le valió el respeto de los chinos y creó la base para la fundación de la dinastía Yuan.

A la muerte del emperador Möngke, se originó una gran disputa entre los otros dos hermanos, Ariq Boke y Kublai Kan, que terminó con la victoria del segundo gracias a la ayuda de la dinastía Song y tras más de tres años de disputas.

En el año 1271, Kublai Kan, estableció la capital de la dinastía Yuan en Dadu (Beijing) y terminó con la conquista de China ocho años después.

Como curiosidad sobre su personalidad, comentar que fue budista tibetano, aunque mostraba tolerancia y respeto por el resto de las religiones de su imperio, lo que hizo que esta religión se consolidara en el mismo.

Amante de las artes, tolerante con lo que no compartía, quiso imponer el papel moneda pero fue todo un fiasco al crear una gran inflación, dejo entrar a varios extranjeros como Marco Polo, era indulgente con sus conquistados pero su ansia de conquista le llevó a grandes desastres bélicos con Japón, Vietnam y Birmania.

Lo que sí que es cierto es que durante el tiempo que estuvo dirigiendo el imperio creado por él, la estabilidad y prosperidad económica y social estuvo en alza aunque sus preocupaciones familiares y con sus rivales mongoles no le dejaron hacer más cosas.

Durante diecisiete años, Marco Polo permaneció en la corte de Kublai Kan cumpliendo con diversas gestiones políticas y administrativas e incluso cumpliendo diversas misiones encomendadas por el mongol, lo que le permitieron conocer la región y a sus gentes. Por él sabemos tanto sobre este emperador mogol que consiguió que China comenzara su gran cambio.

Las Cuevas de Mogao

Hoy os hablamos de otro de los puntos clave dentro de lo que es la Ruta de la Seda, las Cuevas de Mogao. Junto con las Grutas de Yungang, uno de los lugares budistas más importantes de China.

Declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO en el año 1987, las Cuevas de Mogao también reciben el nombre Cuevas de Dunhuang o de las Mil Cuevas Budistas.

Historia

Se empezaron a construir sobre el año 366 d. C gracias a la visión de un monje budista, Lo-tsun que fue capaz de convencer a un peregrino de que construyera el primer templo.

Al estar dentro de la Ruta de la Seda, los peregrinos, monjes y comerciantes de todas las etnias que pasaban por la zona, se adentraban para dejar huella de su paso. Así comenzaron a construirse más y más templos. La época más extensa tuvo lugar bajo la Dinastía Wei del norte y finalizó en el siglo XIV bajo la Dinastía Yuan.

Localización

Se encuentran a unos kilómetros de la ciudad de Dunhuang y, en total, la componen 735 cuevas, de las cuales, 492 son las más famosas por sus estatuas y frescos. Ocupan más de 45.000 kilómetros cuadrados y están adornadas con 2.415 estaturas elaboradas en arcilla.

Abandonadas a su suerte durante siglos, las Cuevas de Mogao fueron redescubierta, en 1907, por el moje taoísta Wang Yuanlu y Aurel Stein.

Interior

Lo que encontraron los dejó sin palabras.

Aparte de los murales, que explicaban como si fueran un libro abierto, la historia de China en su día a día, los frescos y las estatuas, estaban ante una gran biblioteca de sabiduría casi perdida durante siglos. Hay que recordar que al estar en la Ruta de la Seda, muchos eran los visitantes que tuvieron y que dejaron, a su paso, testimonio escrito de todo tipo de temas. Así se ha podido hacer un compendio de sabiduría que de otra forma hubiera resultado imposible.

Se puede decir que las Cuevas de Mogao acogen un verdadero tesoro de obras de arte de etnias y lugares muy diferentes entre sí pero con un propósito en común, dejar su huella en la historia.

Expolio

Desgraciadamente, a principios del siglo XX, la zona fue invadida por especialistas y curiosas de otras nacionales que realizaron un expolio de la zona quedando las dos terceras partes de los tesoros repartidos en países como EE.UU, Alemania, Gran Bretaña, Rusia, Francia, Dinamarca, Suecia, Corea del Sur, India o Finlandia.

Aun así estamos ante un verdadero museo de historia y arte que, desde luego, dejará la boca abierta a cualquiera de los turistas que se acerquen a conocerlas.