Archivo de la etiqueta: Dinastía Qing

La Dinastía de la cultura china del emperador Kangxi

Kangxi

Aunque realmente se trate del nombre del emperador Kangxi, se ha pasado a llamar dinastía por los 61 años de reinado que tuvo.

El emperador Kangxi nació en el seno de la Dinastía Qing, última dinastía imperial china, de origen manchú allá por el año 1654.

Fue uno de los emperadores más importantes de la historia china y muy querido y conocido por el esplendor cultural que hubo durante su mandato.

Tras la muerte de su padre a los 22 años de viruela, Kangxi pasó a gobernar bajo la regencia de Ebilun, Suksaha, Soni y Oboi hasta que en el año 1669 pasó a ejercer el poder absoluto.

Kangxi, tuvo que librar la Guerra de los Tres Feudos, lidiar con los rusos y los tibetanos y enfrentarse a una larga penuria económica que venía de la antigua dinastía Ming.

Pero también consiguió un gran desarrollo cultural y artístico, una grandiosa expansión territorial y supo consolidar el poder de la nueva dinastía.

Gobierno

En los 61 años que estuvo al frente del gobierno hizo que se escribiera la vasta Historia de los Ming, la mayor enciclopedia en chino de la historia, la Síntesis de escritos e ilustraciones del pasado y el presente, el Diccionario de Kangxi, cumbre de la lexicografía china o la Poesía Tang Completa.

Fundó los talleres imperiales de Pekín, donde artistas y artesanos se dedicaban a la pintura, la cerámica, los ornamentos y todo tipo de artes plásticas.

De hecho, la porcelana de esa época está considerada la mejor documentada y conservada, por lo que muchas han sido las piezas y los tratados que nos han llegado.

Subastas Darley

Claro ejemplo de lo que acabamos de decir es este precioso y elegante plato chino dinastía Qing periodo Kangxi 1662-1722. Con la decoración y color típico de esta época y muy parecida a la cerámica Imari. Sólo lo podrás encontrar en Subastas Darley.

Plato antiguo Chino Kangxi

Plato antiguo Chino Kangxi

En definitiva, Kangxi fue un hombre dedicado plenamente a sus responsabilidades de gobierno. Fue respetado por su pueblo y sus enemigos, ilustrado y conocedor de la necesidad de diálogo entre culturas.

Jardín Yuyuan

Si quieres visitar uno de los jardines más bellos de China, no puedes perderte el Jardín Yuyuan.

Situación

Situado en Shanghái, cerca de la antigua muralla que la rodeaba, el Jardín Yuyuan lo diseñó un funcionario de la Dinastía Ming llamado Pan Yunduan que quiso hacer una recreación de los jardines que tantas veces había visto en los palacios de los emperadores. El motivo de esa recreación es que quería mostrarles a sus padres, que no podían viajar, la belleza de los mismos construyendo algo que fuera lo más parecido. El resultado fue mucho más extraordinario.

Su nombre significa “jardín de salud y tranquilidad” y a la muerte de su diseñador el proyecto quedó totalmente abandonado ya que la familia entró en bancarrota y no pudieron seguir con las obras. Se tuvo que esperar a 1760 para que un grupo de comerciantes viera su potencial y decidieran adquirirlo para darle la forma original que había ideado Pan Yunduan. Fue declarado Monumento Nacional en el año 1982 tras varias restauraciones.

El Jardín

Se trata de una lugar tranquilo que tiene una superficie de 2 hectáreas y está compuesto por diversos pabellones tradicionales chinos y magníficos estanques rodeados de exuberante vegetación. Dividido en secciones por muros con forma de dragón, el jardín Yuyuan tiene unos puntos de interés que no debes perderte en su visita como son la Gran rocalla de 14 metros de altura y que ofrece una de las mejores vistas del jardín; el Jardín interior, que está compuesto por rocas de diversas formas, torres, pabellones y estanques y la Piedra de Jade que contiene una piedra de jade de más de 3 metros de altura.


El muro quizás es una de las cosas que más nos llame la atención en nuestra visita. Conocido como el Muro de los Cinco Dragones, se construyó durante la Dinastía Qing y los dragones que lo forman fueron motivo de polémica por aquel entonces, ya que se construyeron con cinco garras, algo sólo reservado para el emperador. Por ello, el mismo emperador mandó cambiar quitar una de las garras. De ahí la curiosa forma de los mismos.

Mercado de Yuyuan

Integrado en el jardín, tenemos también la visita obligada del Mercado de Yuyuan. Un enorme bazar que se construyó en el Jardín para darle más vida y que está construido con edificios tradiciones chinos. Indispensable es recorrer Fangbang Road, una de las calles más importantes del mercado en la que podrá encontrar cantidad de productos artesanales chinos así como esculturas o cuadros.

Desde luego, un lugar único y mágico en el que perderse durante horas y dejarse llevar por los ecos de historias, culturas y tradiciones pasadas.

Templo de Yonghe

Templo de Yonghe

Muchos son los monumentos que podemos ver en China pero si hay uno, a parte de la Muralla China, que es uno de los más importantes, ese es el Templo de Yonghe.

Es este un palacio budista construido durante el reinado de la Dinastía Qing que expresa la armonía y la paz.

Historia

Se encuentra situado en el noreste de Pekín y pertenece a la orden Geluk del budismo tibetano que ha sabido combinar, arquitectónicamente, los estilos chinos y tibetanos.

Originariamente fue residencia de los eunucos de la corte manchú para pasar luego a serlo del, por aquel entonces, príncipe Yongzheng hasta que se convirtió en hogar de los lamas de Geluk hasta la caída del Imperio.

Visita

Tiene 5 pabellones donde los visitantes depositan sus ofrendas, ya sean de sándalo o de incienso. Primero se pasa por un sendero bajo la puerta denominada de las Tres Hojas hacia el centro de la plaza Barkhor podemos visitar dos torres, la Torre de la Campana y la Torre del Tambor y que está repleto de inscripciones talladas en grandes estatuas de tortugas.

La Puerta de la Armonía nos da paso a la Sala de los Reyes Celestiales conde podemos ver una inmensa estatua del Budha Maitreya que aparece rodeado de los cuatro Reyes Celestiales. Otra sala es la Sala de Protección repleta de obras tántricas y en la que nos encontramos con el Budha de la Longevidad. La Sala de la Rueda de la Ley o la Sala del Pequeño Potala también son indispensables. En esta última están el Trono del Dalai Lama y el Trono del Panchen.

Por último podemos visitar el Pabellón de las Mil Felicidades que está repleta de tankas, sutras y donde se encuentra un Buda que regaló el emperador al Dalai Lama.

Actualmente está habitado por monjes mongoles y fue declarado Monumento Nacional en el año 1949.

Monasterio colgante de Hengshan

Uno de los lugares más impresionantes de China y por el que merece la pena realizar un viaje hasta allí, es el Monasterio colgante de Hengshan.

Patrimonio Mundial de la UNESCO, está situado en la montaña Hengshan que es una de las cinco montañas sagradas del taoísmo, cuenta con 2.017 metros de altitud y por ella pasa uno de los muchos tramos de la Gran Muralla China. En él están presentes las tres religiones mayoritarias de China: confucionismo, budismo y taoísmo.

El Monasterio se construyó en sobre el año 491 d.C. y fue dedicado al dios de la montaña. A lo largo de los siglos, evidentemente, ha sido reconstruido en varias ocasiones durante las Dinastías Ming (1368-1644) y Qing. Y es que hay que pensar que está construido en madera.

Lo más impresionante, aparte de que está sólo sostenido por postes de madera, es que se encuentra desafiando las leyes de la gravedad colgando de la montaña a una altura de 75 metros. Por lo que las vistas que podemos disfrutar son magníficas, eso sí, no aptas para personas con vértigo o miedo a las alturas.

Lo que se ha conseguido al realizar la construcción del monasterio a esa altura es que el mismo haya quedado fuera de los peligros de las inundaciones aunque ha tenido que soportar la fuerza del viento y la erosión del tiempo durante siglos. Además, al tratarse de un monasterio, el silencio y el aislamiento hacen más propicios los momentos de recogimiento.

Está compuesto por 40 salas, unas en el interior de la montaña en forma de cuevas y las otras suspendidas, y es una auténtica maravilla de la arquitectura por el entramado de pilares, pasarelas y postes que lo componen y lo sostienen. Lo que es todo un desafío, ya que la sensación de seguridad según paseas por sus pasarelas es totalmente nula.

El Monasterio se encuentra a sólo una hora en coche de Datong y sus parajes son increíbles ya que muchos de sus habitantes aún siguen viviendo en cuevas.

LA GRAN MURALLA CHINA

¿Hay alguien que no haya oído hablar de la Gran Muralla China?

Lo dudamos, ya que es el monumento elaborado por el hombre, más largo del mundo y el que más visitas tiene al año. Además de ser el cementerio más grande que ha existido, ya que en sus inmediaciones están enterrados los más de 10 millones de trabajadores que fallecieron en su construcción. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1987 por la UNESCO y en 2007 se convirtió en una de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno.

Dimensiones

Con más de 21.196 kilómetros (según nuevos estudios), la Muralla China atraviesa las localidades de: Gansu, Hebei, Henan, Hubei, Hunan, Jilin, Liaoning, Mongolia Interior, Ningxia, Pekín, Qinghai, Shaanxi, Shandong, Shanxi, Sichuan, Tianjin y Xinjiang y está considerada desde 2007 como una de las nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno.

Su altura va oscilando a lo largo del recorrido y nos encontramos con alturas de 7 ó 10 metros, mientras que su base está entre los 6 y 7 metros.

Construcción

Se construyó alrededor del siglo V a. C. para defender la frontera del Imperio Chino contra los ataques de los nómadas y su elaboración se dividió en 5 etapas: la primera durante el período de los Reinos Combatientes; la segunda bajo la dinastía Qin; la tercera bajo la dinastía Han; la cuarta, en la que hubo muy poca actividad y la quinta y última, bajo el mandato de la dinastía Ming. Y los materiales usados en su fabricación dependían de la zona en la que se encontraran construyendo: caliza, granito, ladrillo, etc.

Está compuesta de muros, atalayas, torres y fuertes desde los que se realizaban vigilancias, señas, labores defensivas e incluso comunicaciones comerciales.

Historia

Su construcción nada tuvo que ver con la premeditación. Lo que ocurrió fue más simple y casual de lo que en un primer momento parece.

La China de antes de Cristo siempre estaba sumergida en una y otra guerra entre los propios chinos, contra los mongoles, los nómadas, etc., lo que llevó a los dirigentes de las diferentes dinastías a construir murallas defensivas para intentar protegerse de los continuos ataques. Hasta que en el año 211 a.C, el emperador Qin Shi Huang unificó los territorios naciendo así lo que hoy llamamos China.

Para defender el nuevo imperio se requería más que pequeñas murallas y torres defensivas, por lo que Qin Shi Huang decidió unir todos los trechos de muralla, ya construidos, en uno sólo.

La Dinastía Ming continuó la labor y en vez de construirla como antiguamente, con tierra compactada, esta vez se utilizaron combinaciones de ladrillo y zócalos de piedra, un sistema bastante más caro pero más efectivo.

Desgraciadamente, todo tiene un límite. El vandalismo, la necesidad y el abandono, han propiciado que uno de los monumentos más importantes de la historia humana está prácticamente abandonado. Sí que se han conservado las zonas más turísticas de Pekín o de otros centros turísticos pero las partes que no se visitan asiduamente, han sido saqueadas para nuevas viviendas o manchadas con grafiti. Realmente no se sabe a ciencia cierta el alcance de los destrozos.

Lo irónico es que, una vez que la gran muralla perdió su labor defensiva, realmente, se convirtió en un símbolo de orgullo y en un icono del pueblo chino, convirtiéndose además en el sustento de millones de familias que viven de las visitas que los turistas realizan.

https://youtu.be/aaNF8lJINdQ

Curiosidades

No hace mucho tiempo, en la década de los años 70, el gobierno chino tomó la Gran Muralla como una ofensa y un recuerdo denigrante del pasado despótico de las dinastías milenarias y animó a la gente a hacer uso de los materiales de construcción como mejor les conviniera. Eso nos da una señal más de que nada perdura debido a la influencia del ser humano. Él lo construye, él lo destruye.

Como hemos dicho anteriormente, la construcción de la Gran Muralla se llevó a cabo en varias dinastías y tardó en finalizarse más de 2.000 años. En concreto desde el siglo VIII a.C hasta el año 1644.

Aunque hoy es mundialmente conocida y tenemos mucha información sobre la Gran Muralla, lo cierto es que los europeos no la conocimos hasta principios del siglo XVII cuando el jesuita Bento de Góis la pisó por primera vez.

Su punto más alto se encuentra situado en la montaña llamada Heita que está a unos 1.500 metros sobre el nivel del mar.

Fácilmente puede tener el record de visitas turísticas ya que en una ocasión más de 8 millones de turistas estuvieron en ella en un solo día.

Y, no, no se ve desde el espacio. Durante muchos años corrió el rumor de que desde la órbita terrestre, los astronautas podían ver la Gran Muralla, perfectamente y sin ningún tipo de aparato auxiliar más que su vista. Eso es totalmente falso. A pesar de su longitud, es tan estrecha que es imposible que se vea a semejante distancia.

Si os ha gustado el post y estáis interesados en adquirir una parte de la historia, entrar en la sección de antigüedades chinas de Subastas Darley.

Antiguo Palacio de Verano

Introducción

El ser humano siempre ha tenido la tendencia a dejar señales claras y evidentes de su paso por el mundo y muchas han sido grandes construcciones que, a lo largo de los siglos, han perdurado a pesar del mimo ser humano.

Desgraciadamente, el tiempo, las guerras, los odios entre países o el fanatismo religioso, han puesto en el punto de mira las joyas arquitectónicas de civilizaciones que, incluso a día de hoy, siguen en riesgo de ser destruidas por el simple hecho de generar dolor en el pueblo.

El Antiguo Palacio de Verano

Un ejemplo de destrucción lo tenemos en uno de los más bellos jardines que han podido existir, los Jardines del Perfecto Brillo, el antiguo Palacio de Verano o el Jardín de los jardines.

Antiguo Palacio de Verano

Antiguo Palacio de Verano

Antiguo Palacio de Verano

Antiguo Palacio de Verano

Situados a 8 kilómetros de Ciudad Imperial en Pekín fueron, en su momento, un conjunto de edificaciones, palacios y espléndidos jardines donde residieron los emperadores de la Dinastía Qing y en la que se acumulaban cientos de obras de arte.

Su destrucción, a manos de los soldados franceses y británicos durante la Segunda Guerra del Opio, supuso una terrible pérdida y humillación para los ciudadanos chinos.

Construcción

Su construcción se produjo en el siglo XVIII mientras el emperador vigente era Kangxi. A lo largo de los años, se fue ampliando poco a poco albergando incluso estanques, arroyos y lagos gracias al abastecimiento de agua impulsado por el emperador Yongzheng.

Antiguo Palacio de Verano

Antiguo Palacio de Verano

Estaban divididos en 3 secciones: el Jardín de la Elegante Primavera, el Jardín de la Perfecta Brillante y el Jardín de la Eterna Primavera. Todo el conjunto era 5 veces la extensión de la Ciudad Prohibida y, para que nos hagamos una idea más cercana de las dimensiones, era 8 veces la Ciudad del Vaticano.

Gracias a su extensión y a los innumerables palacios que poseía, cientos de obras de arte, importantes documentos y valiosas e irrepetibles antigüedades se almacenaron allí para convertirlos en una de las mayores colecciones del mundo.

Antiguo Palacio de Verano

Antiguo Palacio de Verano

Estilo

Los edificios que poblaban los Jardines tenían diversos estilos dependiendo de la época en la que fueron construidos. La mayoría de ellos eran chinos pero también los había mongoles, tibetanos o, incluso, de estilo europeo.

Destrucción

Desgraciadamente, toda esa belleza quedó arruinada el día que, en 1860, los británicos y franceses entraron en Pekín y se encontraron con tamaña señal de poder que exhibían los chinos.

Antiguo Palacio de Verano

Antiguo Palacio de Verano

Dentro sólo estaban los eunucos, ya que el emperador de por aquel entonces, Xianfeng, ante la proximidad de peligro decidió salir huyendo. Por lo tanto, la batalla la tenían perdida los chinos incluso antes de empezarla.

Más de 3.500 soldados y 3 completos días fueron necesarios para destruir la prácticamente totalidad de los Jardines. Y todo a modo de venganza por la injusta ejecución de 20 prisioneros europeos por parte de las fuerzas chinas.

Cuando todo terminó, los ganadores dejaron tras de sí un letrero que rezaba lo siguiente: “Esta es la recompensa por la crueldad y la perfidia”, dejando a sus espaldas la destrucción de una gran parte de la cultura de ese pueblo.

Reconstrucción

Como hemos dicho al principio y como siempre ocurre en todos los conflictos, pagan justos por pecadores. Todo el saber, la historia, la belleza que atesoraban esos Jardines fue pasto de la ira, los intereses políticos y las vicisitudes de la historia.

Baste decir que, a día de hoy, el gobierno chino está interesado en reconstruir, en la medida de lo posible, los Jardines que tanto orgullo y luego tanta vergüenza le provocó.

Esperemos que los nuevos sean capaces de resistir el paso del tiempo y del hombre.

Si te ha gustado el post y quieres conocer un poco más de nosotros, entra en www.subastasdarley.com.

BOTELLAS DE RAPÉ CHINAS

El origen de estas pequeñas obras de arte denominadas botellas de Rapé se remonta el siglo XVII y su procedencia vino dada por Occidente dada la gran popularidad que adquirió el rapé en todo el mundo.

Botella antigua Bi Yan Hu de Ágata Blanca lote 28001232

El motivo de crear estos pequeños recipientes fue el clima húmedo que reina en China, por lo que los artesanos locales tuvieron la idea de crearlos y decorarlos con las más bellas tallas.

Aunque en un principio eran exclusivos de los ambientes palaciegos, pronto se extendieron a todas las clases sociales masificándose su producción.

Botella Antigua Bi Yan Hu, Rapé lote 28001231

La artesanía de las botellas de rapé chinas data de la Dinastía Ming, y llegó a alcanzar su esplendor bajo los Qing. En su elaboración se incluyen telas, porcelanas, piedras, metales, frascos con inscripciones interiores, esmaltados, etc. Son delicadas miniaturas del Arte Chino que se han convertido en indispensables para los coleccionistas. De hecho, en 1968, se formó el Chinese Snuff Bottle Society of America, Inc. para honrar a los colectores de la botella del rapé y para escribir artículos sobre la materia.

Botella de Rapé de Ágata natural lote 28001297

Decenas de generaciones de excelentes artesanos han participado en la elaboración de estas maravillas que hoy en día han adquirido un valor excepcional en el mercado.

Y como no podía ser de otra manera, en Subastas Darley, tenemos una selección de ellos que iremos ampliando para que, tanto coleccionistas como amantes del arte, puedan pasar a poseer una de ellas.