Archivo de la etiqueta: costumbres chinas

Protocolo y Costumbres Chinas

Las diferencias culturales entre occidente y oriente han sido, a lo largo de los siglos, una traba para las relaciones internacionales. Hoy día esto está cambiando pero aún hay ciertos protocolos y costumbres que son necesarias conocer si vas a viajar a China.

Ten en cuenta que lo que para nosotros es una nimiedad, para los chinos es algo muy serio.

Comidas

Cuando estás en una comida, sobre todo de negocios, debes esperar a que te asignen sitio donde sentarte, ya que ellos lo tienen todo medido según el protocolo. Si no lo haces y te sientas donde quieras lo considerarán un grave insulto

Siempre, siempre, siempre, el primero en ser atendido, en realizar el primer brindis o en decir la primera palabra, es el cabeza de familia, la persona con más edad.

Debes saber que no está bien visto morder, chupar o utilizar los palillos a modo de tenedor. Tampoco se puede señalar con ellos ni jugar ni utilizarlos para otra cosa que no sea comer. Jamás se deben dejar clavados en un cuenco dentro del arroz.

Cada uno se sirve su propia comida pero está mal visto elegir la mejor pieza de comida a no ser que te la ofrezcan. Todo lo que te sirvas te lo tienes que comer ya que para ellos es una satisfacción y señal inequívoca de que has disfrutado. La bebida tampoco debes servírtela tú, otro comensal se encargará de ello. Tampoco hay que extrañarse si toman la sopa sorbiendo y haciendo un ruido estruendoso, es la manera correcta de tomarla allí.

Los brindis en las comidas están a la orden del día pero debes esperar a que sea el anfitrión quien lo proponga. Muy conocido es que los chinos beben en demasía, sobre todo si es una comida o cena de negocios. Si no crees estar a la altura, no bebas. Invéntate una excusa de peso y brinda con otra bebida. Si decides beber lo que tendrás que hacer hasta el final asumiendo las consecuencias.

Negocios

Los chinos son muy ceremoniosos y tanto en el ámbito privado como en el público suelen seguir ciertos protocolos con las personas con las que se reúnen.

Lo primero que debes de saber es que tienes que evitar el contacto físico, como mucho, un apretón rápido de manos pero nunca un abrazo, un beso o un roce. Siempre inclínate a modo de reverencia mientras dices “ni hao ma”.

Sé puntual. Si algo odian los chinos es la impuntualidad ya que es una falta de respeto hacia ellos. Tampoco entres a saco en los negocios. Antes hay que hablar de temas generales para ir creando un ambiente propicio, eso sí, no hables de política ni de asuntos personales.

Si no conoces bien el idioma, lo mejor es acudir con un intérprete de confianza que evitará que haya cosas que no se interpreten como debe ser. Nunca seas tajante en una negociación. A los chinos hay que tratarlos en los negocios con mucha paciencia, ya que se ofenden enseguida. No se les puede decir que no sino un quizás, tal vez, es posible, etc.

Ten mucho cuidado con las presentaciones que les vayas a mostrar ya que los chinos son muy supersticiosos y hay cosas con las que no juegan como, por ejemplo, los números 13 y 14, el número 4… Antes de hacerlo estudia bien lo que puedes y no puedes poner.

Si vas a hacerles algún regalo o darle alguna documentación hazlo en un sobre rojo y sujetándolo con ambas manos por las esquinas. Para ellos es símbolo de prosperidad y buena suerte.

En casa

Si vas a acudir a una invitación personal en casa de un chino tienes que tener en cuenta que ellos no tienen una vida social intensa y que las tradiciones son prioritarias.

Lo primero que tienes que hacer es descalzarte nada más entrar en la casa y seguir todas las indicaciones que te vayan diciendo.

Por supuesto, puntualidad extrema.

Es muy importante llevarles un detalle, sobre todo si es algo típico de nuestro país pero nunca regales queso pues no lo comen y les pondrías en un aprieto para aceptarlo. Y no te extrañe que no lo abran delante de ti ya que hacerlo es signo de mala educación.

Antes de la comida te ofrecerán un paño caliente para que te limpies las manos, te sentarán en el lugar que haya sido establecido para ti y te darán un bol con tus palillos, una cuchara para servir y una salsera.

Durante la comida evita hacerles preguntas personales, háblales de tu país, tus costumbres y de cómo vives, les encanta.

En público

A pesar de lo protocolarios y educados que son, los chinos nunca respetan las colas y los turnos y no te extrañes si te llevas más de un empujón.

No silbes no tarares una canción. Es un gesto muy maleducado.

Tampoco des propinas pues ellos lo consideran como un insulto.

No muestres emociones en público. Como podrás comprobar no es muy habitual verlos sonreír o darse muestras de afecto cuando se encuentran rodeados de otras personas. Lo que sí que es curioso es que verás a muchos hombres de la mano. Para ellos es un gesto de amistad.

Debes evitar llevarte las manos a la boca pues no es correcto, tampoco señalar con el dedo ni chasquear con ellos. No puedes poner los pies encima de la mesa o de la silla, siempre deben estar en contacto con el suelo.

En resumidas cuentas estas son las pautas más importantes para tener relaciones con los chinos pero lo mejor antes de acudir a China es informarte de todo y, si puedes, pedir ayuda a alguien que haya estado antes.