El último Emperador de China: Xuantong o Niño Puyi.

La mayoría de nosotros recuerda haber visto en el cine o en la TV la película de Bertolucci titulada “El Último Emperador” que narraba la triste vida del pequeño Puyi, pero tras esa historia ficticia en muchos detalles, se encuentra la verdadera historia del último Emperador de China: Xuantong o Niño Puyi.

Nacimiento

Pinyin-Puyi nació el 07 de febrero de 1906 en Pekín hijo del príncipe Chun y envuelto en un complot para acceder al poder ya que el emperador Guangxu había sido apartado del poder por su tía, la emperatriz Cixi. Ésta designó a un muchacho llamado P’u-Tsun, hijo del favorito de la emperatriz. Desgraciadamente, ese favor lo perdió en la Rebelión de los Bóxers así que la emperatriz le prometió al hermano de Guangxu, el príncipe Chun, que si tenía un hijo varón ocuparía el alto mandato de Emperador.

Y así es como Puyi se convirtió en heredero al trono y en Emperador más pronto de lo que hubiera deseado. La pronta muerte de Cixi y de Guangxu hizo que a la edad de 3 años se le nombrara Emperador en una gran ceremonia de entronización, que según contaba él años después, arruinó con sus llantos.

Desde entonces Puyi vivió recluido en la Ciudad Prohibida, sin infancia, sin familia y rodeado de guardias y eunucos que lo adoraban y lo trataban como a una divinidad. Fue educado en el rígido protocolo chino y su relación con los demás siempre fue distante.

Reinado

A raíz de la muerte de su madre en 1921, Puyi empezó a tomar las riendas de su vida rompiendo con los convencionalismos que le rodeaban. Eligió como esposa a Wan Rong dando por sentado que había llegado a la mayoría de edad y estaba preparado para gobernar a su pueblo.

Cansado de las mentiras y la corrupción que le rodeaba y tras varios incidentes, Puyi decidió expulsar a los eunucos de la Ciudad Prohibida quienes se levantaron en rebelión. Gracias a su educación con su preceptor inglés, Reginald Johnston, supo capear el temporal y la rebelión se disolvió sin más incidentes.

Exilio

Su vida transcurrió sin más inquietudes hasta que en 1924, Feng Yuxiang, llamado El Señor de la Guerra tomó el control total de Pekín y lo exilió. Puyi se estableció en Tianjin, territorio bajo el mandato del Imperio Japonés, quien lo nombró emperador de Manchukuo, eso sí, con poderes muy limitados.

Consciente de su papel irrisorio, Puyi se convirtió en un adicto a la morfina y el opio y cuando, en 1945, los rusos invadieron Manchuria pasó 10 años en la cárcel durante los cuales fue tratado como traidor a su país.

Últimos años de vida

Salió en 1959 y pasó a trabajar primero en el Jardín Botánico de Pekín como jardinero y luego como archivista en la Biblioteca Nacional de Pekín. Murió el 17 de octubre de 1967 de cáncer renal, uremia e Insuficiencia cardíaca.

Según palabras de su preceptor, el profesor Johnston, Puyi: “Parece estar físicamente robusto y bien desarrollado para su edad. Es un chico muy ‘humano’, con vivacidad e inteligencia y un entusiasta sentido del humor. Más aún, tiene excelentes modales y está totalmente libre de arrogancia. Aunque el emperador no parece haber sido malcriado aún, por las tonterías y futilidades que lo rodean, me temo que no hay esperanza de que resulte ileso de los peligros morales a través de los próximos años de su vida, años muy críticos necesariamente para un muchacho en su temprana adolescencia, a menos que él pueda ser alejado de la influencia de las hordas de eunucos y otros funcionarios inútiles que actualmente son casi sus únicos acompañantes. Estoy inclinado a pensar que el mejor curso de acción es seguir en el interés propio del muchacho, sería sacarlo de la perjudicial atmósfera de la Ciudad Prohibida y enviarlo al Palacio de Verano. Ahí sería posible para él vivir una vida mucho menos artificial y más feliz de la que puede bajo las presentes condiciones“.

Protocolo y Costumbres Chinas

Las diferencias culturales entre occidente y oriente han sido, a lo largo de los siglos, una traba para las relaciones internacionales. Hoy día esto está cambiando pero aún hay ciertos protocolos y costumbres que son necesarias conocer si vas a viajar a China.

Ten en cuenta que lo que para nosotros es una nimiedad, para los chinos es algo muy serio.

Comidas

Cuando estás en una comida, sobre todo de negocios, debes esperar a que te asignen sitio donde sentarte, ya que ellos lo tienen todo medido según el protocolo. Si no lo haces y te sientas donde quieras lo considerarán un grave insulto

Siempre, siempre, siempre, el primero en ser atendido, en realizar el primer brindis o en decir la primera palabra, es el cabeza de familia, la persona con más edad.

Debes saber que no está bien visto morder, chupar o utilizar los palillos a modo de tenedor. Tampoco se puede señalar con ellos ni jugar ni utilizarlos para otra cosa que no sea comer. Jamás se deben dejar clavados en un cuenco dentro del arroz.

Cada uno se sirve su propia comida pero está mal visto elegir la mejor pieza de comida a no ser que te la ofrezcan. Todo lo que te sirvas te lo tienes que comer ya que para ellos es una satisfacción y señal inequívoca de que has disfrutado. La bebida tampoco debes servírtela tú, otro comensal se encargará de ello. Tampoco hay que extrañarse si toman la sopa sorbiendo y haciendo un ruido estruendoso, es la manera correcta de tomarla allí.

Los brindis en las comidas están a la orden del día pero debes esperar a que sea el anfitrión quien lo proponga. Muy conocido es que los chinos beben en demasía, sobre todo si es una comida o cena de negocios. Si no crees estar a la altura, no bebas. Invéntate una excusa de peso y brinda con otra bebida. Si decides beber lo que tendrás que hacer hasta el final asumiendo las consecuencias.

Negocios

Los chinos son muy ceremoniosos y tanto en el ámbito privado como en el público suelen seguir ciertos protocolos con las personas con las que se reúnen.

Lo primero que debes de saber es que tienes que evitar el contacto físico, como mucho, un apretón rápido de manos pero nunca un abrazo, un beso o un roce. Siempre inclínate a modo de reverencia mientras dices “ni hao ma”.

Sé puntual. Si algo odian los chinos es la impuntualidad ya que es una falta de respeto hacia ellos. Tampoco entres a saco en los negocios. Antes hay que hablar de temas generales para ir creando un ambiente propicio, eso sí, no hables de política ni de asuntos personales.

Si no conoces bien el idioma, lo mejor es acudir con un intérprete de confianza que evitará que haya cosas que no se interpreten como debe ser. Nunca seas tajante en una negociación. A los chinos hay que tratarlos en los negocios con mucha paciencia, ya que se ofenden enseguida. No se les puede decir que no sino un quizás, tal vez, es posible, etc.

Ten mucho cuidado con las presentaciones que les vayas a mostrar ya que los chinos son muy supersticiosos y hay cosas con las que no juegan como, por ejemplo, los números 13 y 14, el número 4… Antes de hacerlo estudia bien lo que puedes y no puedes poner.

Si vas a hacerles algún regalo o darle alguna documentación hazlo en un sobre rojo y sujetándolo con ambas manos por las esquinas. Para ellos es símbolo de prosperidad y buena suerte.

En casa

Si vas a acudir a una invitación personal en casa de un chino tienes que tener en cuenta que ellos no tienen una vida social intensa y que las tradiciones son prioritarias.

Lo primero que tienes que hacer es descalzarte nada más entrar en la casa y seguir todas las indicaciones que te vayan diciendo.

Por supuesto, puntualidad extrema.

Es muy importante llevarles un detalle, sobre todo si es algo típico de nuestro país pero nunca regales queso pues no lo comen y les pondrías en un aprieto para aceptarlo. Y no te extrañe que no lo abran delante de ti ya que hacerlo es signo de mala educación.

Antes de la comida te ofrecerán un paño caliente para que te limpies las manos, te sentarán en el lugar que haya sido establecido para ti y te darán un bol con tus palillos, una cuchara para servir y una salsera.

Durante la comida evita hacerles preguntas personales, háblales de tu país, tus costumbres y de cómo vives, les encanta.

En público

A pesar de lo protocolarios y educados que son, los chinos nunca respetan las colas y los turnos y no te extrañes si te llevas más de un empujón.

No silbes no tarares una canción. Es un gesto muy maleducado.

Tampoco des propinas pues ellos lo consideran como un insulto.

No muestres emociones en público. Como podrás comprobar no es muy habitual verlos sonreír o darse muestras de afecto cuando se encuentran rodeados de otras personas. Lo que sí que es curioso es que verás a muchos hombres de la mano. Para ellos es un gesto de amistad.

Debes evitar llevarte las manos a la boca pues no es correcto, tampoco señalar con el dedo ni chasquear con ellos. No puedes poner los pies encima de la mesa o de la silla, siempre deben estar en contacto con el suelo.

En resumidas cuentas estas son las pautas más importantes para tener relaciones con los chinos pero lo mejor antes de acudir a China es informarte de todo y, si puedes, pedir ayuda a alguien que haya estado antes.

Historia del Abanico

El Abanico es uno de los instrumentos más utilizados a lo largo de la historia que ha sabido mantenerse en un segundo plano y así evitar su desaparición.

Historia

Parece ser que es mucho más antiguo de lo que parece y que, probablemente, ya estaba en el día a día del hombre prehistórico, por lo menos, como artefacto para avivar el fuego de las hogueras. Civilizaciones enteras lo han utilizado durante siglos para refrescarse, avivar el fuego, espantar insectos molestos o simplemente como complemento para demostrar el importante linaje de su portador.

Una de las representaciones más antiguas de las que tenemos constancia es la representación de un cortejo real del emperador egipcio Narmer sobre el año 3000 a.C donde aparecen un par de esclavos portándolos. Estos y la mayoría de los que los egipcios utilizaban eran de grandes dimensiones, semicirculares y de plumas.

En las antiguas Grecia y Roma, el uso del abanico estuvo también muy presente. De menor tamaño que el de los egipcios, estos eran utilizados para espantar a las moscas y como señal de alta alcurnia.

Pero donde realmente tuvieron una importancia como arte fue en la Antigua China en el que la tradición del abanico es milenaria. De hecho estamos hablando de que la constancia arqueológica más antigua que se tiene al respecto es del siglo VIII a.C. Las leyendas chinas cuentan que su origen está vinculado a una pequeña anécdota que le ocurrió a la hija del mandarín Kansi. Esta se encontraba celebrando una fiesta en un local en el que el calor era insoportable y decidió quitarse la máscara que le cubría el rostro, contraviniendo las normas que tenían las mujeres de no mostrar su rostro en público, abanicándose tan deprisa que no era posible verle los rasgos. Enseguida fue imitada por el resto de mujeres de la fiesta.

Se fabricó en marfil, bambú, seda, papel, tortuga y plumas, llegando a utilizarse en la mayoría de las ceremonias y contando con una suntuosidad que nada tenía que ver con su función primigenia de darse aire y refrescarse.

En Europa, las primeras referencias que tenemos del abanico son las que nos da la historia y en ella se dice que Colón le trajo a la reina Isabel la Católica un abanico de plumas de su primer viaje a las Américas. Después, los comerciantes portugueses que viajaban a Oriente se encargaron de introducirlo como un objeto muy caro y extravagante que, enseguida, hizo las delicias de las cortes europeas del siglo XVI.

Abanico introducido en Europa

Abanico introducido en Europa

Elaboración

Desde entonces su elaboración se ha mecanizado, pero antiguamente se realizaban uno a uno, a mano y totalmente únicos. Requiere la colaboración de orfebres, artistas, escultores y grabadores para cada una de las partes que lo componen. Eran trabajos artesanales que se realizaban, independientemente, en talleres especializados.

Se pueden dividir en Abanicos fijos, que son planos y están sujetos por un mango; y los Abanicos plegables, que tiene varias varillas unidas por una banda de tela o papel decorado y que se despliega en forma semicircular.

Los Abanicos españoles siempre han tenido una extraordinaria fama por ser de los de mejor calidad y estilo. Los primeros maestros artesanos del abanico datan del siglo XVII y en el siglo XVIII se conoce que se oficializó el gremio fundándose Real Fábrica de Abanicos en la ciudad de Valencia.

Lenguaje del Abanico

Pero tras los abanicos también se esconden otras historias. Las de los tiempos en los que a la mujer no se le permitía hablar ni mostrar en público sus sentimientos y que hizo del abanico un instrumento de códigos secretos para hablarse entre amantes. Algunos de los gestos que se han utilizado a lo largo de la historia han sido los siguientes:

  • Abanicarse rápidamente significa: Te amo con intensidad.
  • Dejar caer el abanico significa: te pertenezco.
  • Contar las varillas del abanico o pasar los dedos por ellas: quiere hablar.
  • Dar un golpe con el abanico sobre un objeto significa que está impaciente.
  • Pasar el abanico por la mejilla significa que es una mujer casada.
  • Girar el abanico con la mano derecha viene a decir que no le gusta.
  • Cubrirse la cara con él abierto quiere decir que le siga cuando se vaya.
  • Si apoya el abanico a medio abrir sobre los labios viene a decir que tiene permiso para besarla.

Sea como fuere, lo cierto es que los abanicos siguen siendo, hoy en día, un complemento indispensable en las ambientes cálidos y que, aunque lo parezca, su uso aún no ha sido anulado por las nuevas tecnologías.

Así que si deseas hacerte con uno de ellos, sólo tienes que entrar en www.subastasdarley.com y conseguir alguno de los que estamos subastando. Regístrate y consíguelo.

Abanico en Subastas Darley

Abanico en Subastas Darley

Abanico en Subastas Darley

Abanico en Subastas Darley

Xian

Capital de la provincia de Shaanxi, Xian es una de las ciudades más antiguas de China con más de 3.000 años de antigüedad y una de las paradas obligadas de la Ruta de la Seda. Conocida, sobretodo, por los guerreros de terracota, hoy en día es una gran metrópolis que no deja indiferente a ningún turista.

Xian fue capital de doce dinastías chinas distintas, centro político durante siglos, repleta de reliquias históricas que no paran de encontrarse, cosmopolita, moderna, tradicional y centro económico e industrial de China.

Si vas a planificar tu viaje a Xian, estas son las cosas que no debes perderte:

Los Guerreros de Terracota de Xian.

Estamos ante uno de los descubrimientos arqueológicos más importantes de todos los tiempos. Hasta la fecha son más de 8.000 estatuas de guerreros y caballos a tamaño natural encontrados en una fosa de más de 200 metros de largo, aún sin terminar de explorar, ya que se piensa que sus dimensiones son mucho mayores. Cada una de las estatuas tiene uno rasgos, ropajes y posición distinta siendo entre ellos totalmente diferentes.

El Mausoleo alberga los restos del emperador Qin Shi Huang, rey del estado chino de Qin, primer emperador de la China unificada. Pero hasta que no se terminen las excavaciones no sabremos la magnitud real del mausoleo ni lo tiene aún que mostrarnos. Por ahora sigue siendo un misterio bien guardado.

La Muralla de Xian.

Es una de las mejor conservadas de China. Construida durante la Dinastía Ming, es rectangular, mide unos 14 kilómetros de largo y 12 metros de altura y sirvió para proteger la ciudad de los ataques de los bárbaros.

El Barrio Musulmán de Xian.

Habitado por la etnia Hui, se trata de un gran zoco en el que podrás encontrar de todo a precios muy económicos, con puestos de comida árabe y un sinfín de olores y sensaciones en cada uno de sus rincones.

La Torre del Tambor de Xian.

Está en el centro de la ciudad de Xian y es uno de sus monumentos más importantes. Construida en el año 1380, durante el mandato de la Dinastía Ming, la Torre del Tambor ofrece unas vistas espectaculares de la ciudad, por lo que es muy recomendable subir.

En su interior alberga un gran tambor que se tocaba para indicar que el día estaba llegando a su fin. Tiene una impresionante colección de tambores antiguos, que están prohibidos tocar, y su decoración se compone de escritura china artística.

La Torre de la Campana de Xian.

Centro geográfico de Xian, la Torre de la Campana es la mejor conservada de sus características, construida en madera con más de 35 metros de largo y 8 de alto. También fue construida durante la Dinastía Ming en el año 1384 para advertir de los ataques de sus rivales y marcar las horas.

La Gran Pagoda del Ganso Salvaje.

Construida en el año 648 durante la Dinastía Tang con el propósito de albergar varios documentos y escritos budistas que trajo consigo el monje Xuanzang cuando estuvo de viaje por la India y, a lo largo de los años, se convirtió en el centro de traducción más importante de textos budistas.

La Mezquita de Xian.

Se construyó en el año 742 para albergar a la creciente población musulmana. Curiosamente su estilo arquitectónico es totalmente chino aunque su interior tiene la simbología musulmana.

El Monte Hua.

Situado junto al río Amarillo, el Monte Hua es un lugar sagrado para los taoístas que creían que allí moraba el dios del mundo subterráneo. Lugar de peregrinación, antiguamente allí estaba enclavado un templo conocido como el Santuario, muy visitado también por médicos tradicionales debido a la gran profusión de plantas de uso medicinal.

Hoy en día alberga varios templos y santuarios taoístas.

El Bosque de las estelas de piedra.

Construido en el siglo XI para albergar las estelas de los Treinta Principios Clásicos de la Dinastía Tang, a día de hoy cuenta con más de 3.000 piedras talladas con inscripciones caligráficas y con formas variopintas de monstruos, animales o dragones colocados sobre rocas o figuras en forma de tortuga.

El Parque Termal de Huaqing.

Situado a los pies de la montaña Li y con más de 2.500 años, el Parque Termal de Hauqing es un complejo de piscinas y fuentes termales en el que se respira un ambiente puro y limpio y en el que podemos disfrutar de los distintos pabellones construidos en la época de la Dinastía Tang. Un placer para los sentidos.

El Poblado neolítico de Banpo.

El poblado fue descubierto en el año 1953 junto al río amarillo.

En él podemos observar varios asentamientos del 4500 a.C que parecen estar muy bien organizados. Ocupan una extensión de 5,6 hectáreas.

El mausoleo de Han Yanglin.

Abierto al público sólo desde el año 2006, es uno de los complejos funerarios más interesantes e importantes de China.

Alberga los restos del emperador Liu Qi de la Dinastía Han, monarca benevolente que hizo prosperar a su pueblo.

Su mausoleo está junto a la de su esposa la emperatriz Wang, siendo ambas del mismo tamaño, seña de la importancia que le otorgaba. Tiene forma de pirámide construida en tierra que está acondicionada para las visitas de los turistas con un suelo de cristal y que cuenta con un museo en la que están expuestas las figuras que se desenterraron junto a las tumbas.

Bodas tradicionales chinas

Las bodas siempre han sido y serán un ceremonial en el que se conjugan diversos rituales venidos de tiempos antiguos en los que las supersticiones están a la orden del día. En China, la tradición y el respeto por la familia hacen las bodas tradicionales chinas muy especiales y curiosas por el ceremonial que las acompaña y el simbolismo y significado que tiene para ellos.

Símbolos

Contrariamente a nosotros, en vez de utilizar el blanco como símbolo de pureza, en China se usa el color rojo ya que representa a la vida que corre por nuestras venas y que es generador de vida, lo que para los chinos es un buen augurio. Además de simbolizar felicidad, alegría y amor. De hecho, el rojo se utilizar tanto el vestido de los novios como en las invitaciones y la decoración.

Como en todas las comunidades, en China el matrimonio tiene el objetivo de formar una familia y tener hijos, lo que para ellos también significa una manera de obtener riquezas. Es por ello, que el dinero que reciben los novios en la ceremonia de la boda tradicional china va en un sobre de color rojo.

El arroz sí que no puede faltar en una boda tradicional china, y es que es la representación de la fecundidad, al igual que las imágenes de dragones y serpientes también deben estar presentes ya que simbolizan la fertilidad y el vigor sexual del novio.

Procedimiento

Antiguamente, los matrimonios eran concertados por los padres de ambos atendiendo a necesidades económicas y a mejorar el estatus social fortaleciendo los vínculos familiares. Hoy en día eso ha cambiado aunque los ritos tradicionales siguen estando en vigor, ya más por razones estéticas y de respeto a los antepasados por que los motivos antes citados.

La propuesta siempre la hacen el novio y su familia y se valen de una casamentera para realizar las gestiones de la misma y comprobar que, según la astrología china, las fechas de nacimiento de los cónyuges son compatibles. Es ella también quien entrega las cartas y los regalos del novio a su futura familia política.

El primer paso antes de una boda tradicional china viene dado por el envío de 3 cartas. La primera de ellas la envía en novio a la familia de la novia solicitando la mano de su hija formalmente. Si se acepta, el novio luego le envía los presentes que su familia le desea otorgar. Por último, el día de la boda, se recibe otra carta en casa de la novia aceptándola finalmente.

Una vez que todo está en marcha, se selecciona el día de la boda tradicional china, que debe ser par y basado en el calendario lunar y se concierta una reunión con las dos familias para evaluar a los futuros novios (su educación, su aspecto físico, su carácter, etc). Si todo está bien, se procede a la negociación de los presentes que se entregarán a la familia de la novia como intercambio y se planeará la ceremonia.

A partir de ahí, comienza la etapa de preparación que puede durar entre 1 y 2 años durante los cuales se intercambiarán regalos y presentes entre las familias demostrando así la posición económica de las familias.

Preparación

Unos días antes de que se celebre la ceremonia nupcial, se les prepara a los novios la cama en la que sellarán su enlace. Esta preparación la debe de realizar una pareja casada, estable y que, a poder ser, tenga hijos, quienes saltarán sobre ella como augurio de fertilidad. Además se aromatizará y se le colocarán diversos frutos como símbolo de fortuna y prosperidad.

El mismo día de la boda, la novia será arreglada por su cuñada mayor o, en su defecto, por una buena que tenga buena suerte. Mientras se procede al peinado y al arreglo de la novia, dicha mujer dirá unas palabras de buena suerte. Después le colocan a la novia un velo rojo que le cubra el rostro y la llevan antes sus padres para proceder a la despedida.

Luego es trasladada en procesión montada en un palanquín y acompañada por la madrina en un cortejo de amigos y familiares que irán tocando y cantando hasta la casa del novio donde él la recibirá arrojándole arroz y quitándole el velo que la cubre.

Ceremonia de la boda tradicional china

Una vez en casa de la familia del novio, los contrayentes se dirigen al altar donde se procederá a la ceremonia en sí. Allí se realizan 3 reverencias: la primera de ellas es la llamada “postración ante el cielo y la tierra” y los novios se inclinan ante el altar de sus ancestros; la segunda se denomina “postración a los padres” y en ella los novios se inclinan ante sus padre como símbolo de respeto y le efectúan la ceremonia del té en la que cada uno de los novios le sirve té a sus suegros y la novia recibe un sobre rojo con dinero; por último, los novios realizan la postración “entre sí”, lo que sella la alianza.

Terminado el ceremonial, los recién casados convidan a un banquete a los invitados en los que se sirve gran cantidad de alimentos, cuantos más mejor ya que simbolizan prosperidad y acaba con fuegos artificiales, bailes y discursos hasta bien entrada la noche.

Como podemos ver, hay algunos puntos que difieren con las ceremonias matrimoniales de occidente pero la esencia de las mismas es igual en todas las partes del mundo.

El lago del Oeste

El Lago del Oeste

Uno de los lugares más bellos de China se encuentra en la provincia de Hangzhou. Se trata del Lago del Oeste, famoso por sus paisajes, sus edificaciones históricas, sus pagodas… De hecho, su importancia fue premiada con el nombramiento de Patrimonio de la Humanidad en el año 2011.

“ha inspirado a famosos poetas, pensadores y artistas desde el siglo IX. Alberga numerosos templos, pagodas, pabellones, jardines, árboles ornamentales, así como un paso elevado e islas artificiales. […] El Lago del Oeste ha influido el diseño de jardines en el resto de China así como en Japón y Corea durante siglos y muestra un excepcional testimonio de la tradición cultural de la paisajística creando una serie de vistas que reflejan la fusión idealizada entre el hombre y la naturaleza.”

A parte de la innumerable belleza paisajística que podemos encontrar en el Lago del Oeste, también podemos acercarnos un poco más si cabe a la historia y la cultura china visitando los edificios que se encuentran repartidos por toda la zona.

Templo de Yue Fei

Por ejemplo, podemos visitar el Templo de Yue Fei, del que ya hemos hablado en nuestro blog.

Construido para el general de la dinastía Song, Yue Fei, se encuentra en la ladera sur del lago. Construido en el año 1221, se compone de tres edificios: el Mausoleo, el Templo de Yue Fei y el Templo de la Lealtad.

Alrededor de las edificaciones nos encontramos con decenas de estatuas con formas de animales y personas que componen el séquito del general, destacando cuatro figuras de hierro que están de rodillas, con las manos atadas que representan a los traidores que acabaron con la vida del general Yu Fei.

Templo de Lingyin

Otro edificio interesante es el templo budista de Lingyin.

El templo se encuentra al noroeste del lago y es uno de los 10 templos budistas más famosos de China siendo, además, un importante centro de investigación de todo lo referente al budismo.

Significa paz y tranquilidad y la verdad es que no podemos llevarles la contraria que se encuentra en un lugar privilegiado rodeado de bosques y colinas en los que sólo se oye el sonido de la naturaleza.

Construido hace más de 1600 años por el monje budista Huili, realmente prosperó en el Período de las Cinco Dinastías en la que se construyeron 72 salones, 18 torres y 9 edificios con más de 1300 habitaciones que eran ocupadas por unos 3000 monjes budistas.

Se divide en el Salón del Gran Héroe, el Salón del Rey Celestial, los Corredores Serpenteantes del Este y el Oeste y el Salón del Buddha de la Medicina. Famosa es la estatua de Maitreya o de Sakyamuni.

Lugar de paz y meditación, a los largo del año miles de personas son las que se acercan para rezar y meditar entre sus muros.

La Pagoda Leifeng

La Pagoda Leifeng se encuentra sobre la Colina del Atardecer y se trata de una torre de cinco pisos de altura y ocho lados que ha tenido que ser restaurada completamente en el año 2002 y que, hoy en día, es una de las mayores atracciones turísticas de la zona.

Originalmente se construyó en el año 975 d.c por orden del rey Qian Chu, durante el período de las Cinco Dinastías y los diez Reinos, con motivo del nacimiento de su hijo con su concubina favorita.

Construida en madera y ladrillo, la pagoda prácticamente se quedó sólo con su estructura cuando los piratas japoneses saquearon la zona quemándolo todo a su paso. Años más tarde, y debido a una superstición que decía que los ladrillos de la pagoda prevenían desgracias y curaban enfermedades, la pagoda se vino abajo por la masificación de gente que comenzó a desmantelarla para conseguir ladrillos.

Se cree que debajo de sus cimientos hay un mausoleo, aunque no está demostrado del todo ya que sólo se han encontrado algunos objetos de valor y una cabeza de buda.

La Pagoda Liuhe

Otra pagoda que encontramos en el Lago del Oeste es la Pagoda Liuhe, conocida también como Pagoda de las Seis Armonías o Torre de las Seis Armonías.

Situada a los pies de la Colina Yuelun, se construyó durante la Dinastía Song del Norte sobre el año 970 d.c y, a lo largo del tiempo, ha sido destruida y reconstruida, por lo que no conserva actualmente muchos elementos originales.

Tiene forma octogonal y 60 metros de altura aparentando tener 13 pisos cuando en realidad tiene 7.Se compone de los muros interiores, un corredor en zigzag, muros exteriores y una pequeña habitación.

Se cree que, probablemente, la pagoda sirvió antiguamente de faro para los barcos que recorrían el río durante la noche aunque originariamente se construyó para calmar las olas de marea del río Qiantang.

La Pagoda Baochu

También podemos visitar la Pagoda Baochu que se encuentra sobre la Colina de la Piedra Preciosa. Pagoda de siete pisos, unos 45 metros de altura, que se construyó como protección al rey Qian Chu. En concreto, se creía que con los rezos que se realizaban en la pagoda construida en su nombre, Qian Chu volvería sano y salvo de sus incursiones.

Se construyó en el año 963 d.c con piedras y ladrillos y sin ninguna escalera interior.

Otros lugares de interés

Otros edificios de interés son la Tumba de Su Xiao Xiao, la Tumba de Wu Song, El Museo del Lago del Oeste, el Manantial del Tigre Galopante y las Granjas de té Longjing.

Tumbas de la dinastía Ming

A unos 50 kilómetros de Pekín se encuentran una de esas bellezas que el hombre ha construido en tiempos inmemoriales: las Tumbas de la dinastía  Ming.

Se trata de un complejo compuesto por varios edificios en los que se encuentran enterrados 13 emperadores, 23 emperatrices y cientos de cortesanos y concubinas de la corte, todos pertenecientes a la Dinastía Ming.

Esta necrópolis se encuentra en un valle junto a la montaña Tianshou llegando a ocupar una extensión de 40 kilómetros cuadrados. Construidas entre los años comprendidos entre 1409 y 1609, en el año 2033 entraron a formar parte del Patrimonio de la Humanidad.

Durante más de 200 años, la necrópolis fue un lugar totalmente prohibido e intensamente guarecido para evitar los robos y allanamientos. No obstante, en el año 1956 se procedieron a excavar, sacando del lugar más de 300 piezas (oro, plata, jade…) y en 1959 se abrió para que el público pudiera contemplar cómo se realizaban los enterramientos de sus emperadores pasados. Turistas de todo el mundo recorren sus estancias a diario.

Como en la antigüedad se tenía el concepto de que cuando un emperador fallecía necesitaba llevar consigo todo lo que pudiera para sentirse como en casa en el más allá, los emperadores de la Dinastía Ming construyeron sus tumbas como verdaderos palacios adornados con todo tipo de objetos de oro, plata o jade además de vestidos de seda y, por supuesto, su séquito y concubinas, a los que mataban para acompañar a su señor en el viaje hacia el otro lado.

Estas tumbas solían constar de 3 partes: los edificios o pabellones habilitados para realizar los sacrificios necesarios para el alma del emperador y su familia; la torre de las estelas funerarias y el sepulcro que, normalmente, se encontraba sellado bajo tierra.

Las más conocidas de las 13 tumbas son las del emperador Zhu Yijung y el emperador Yongle.

La primera de ellas porque fue la primera sepultura que se abrió para su estudio; además no fue saqueada por ladrones, por lo que conservaba todos los objetos prácticamente intactos, y está compuesto por cuatro construcciones a unos 27 metros bajo el suelo.

En la del emperador Yongle también está enterrada la emperatriz Ren Xiaoxi y las 16 concubinas que se llevó en su último viaje. La entrada se realiza a través de un camino sargado con esculturas de mármol a los lados que representan a la guardia del emperador. Una vez finalizado el camino sagrado se da paso a la Avenida de los animales en la que podemos observar numerosas esculturas de diversos animales tanto fantásticos como reales.

Otra tumba muy estudiada es la del emperador Ding Ling que está formada por varias edificaciones (el Castillo Precioso, el Palacio Leng, el Palacio Subterráneo y el Pabellón Luminoso) realizadas, muchas de ellas, casi íntegramente en mármol.

Casi todos los objetos funerarios que se sacaron de esa tumba, más de 3000 piezas de oro, jade, plata, porcelana…, podemos verlas exhibidas en dos salas del recinto.

Es una parada obligada si vas a viajar Pekín ya que es una oportunidad de conocer cómo eran las cosas en los tiempos en los que los emperadores dominaban China.

Jardín Yuyuan

Si quieres visitar uno de los jardines más bellos de China, no puedes perderte el Jardín Yuyuan.

Situación

Situado en Shanghái, cerca de la antigua muralla que la rodeaba, el Jardín Yuyuan lo diseñó un funcionario de la Dinastía Ming llamado Pan Yunduan que quiso hacer una recreación de los jardines que tantas veces había visto en los palacios de los emperadores. El motivo de esa recreación es que quería mostrarles a sus padres, que no podían viajar, la belleza de los mismos construyendo algo que fuera lo más parecido. El resultado fue mucho más extraordinario.

Su nombre significa “jardín de salud y tranquilidad” y a la muerte de su diseñador el proyecto quedó totalmente abandonado ya que la familia entró en bancarrota y no pudieron seguir con las obras. Se tuvo que esperar a 1760 para que un grupo de comerciantes viera su potencial y decidieran adquirirlo para darle la forma original que había ideado Pan Yunduan. Fue declarado Monumento Nacional en el año 1982 tras varias restauraciones.

El Jardín

Se trata de una lugar tranquilo que tiene una superficie de 2 hectáreas y está compuesto por diversos pabellones tradicionales chinos y magníficos estanques rodeados de exuberante vegetación. Dividido en secciones por muros con forma de dragón, el jardín Yuyuan tiene unos puntos de interés que no debes perderte en su visita como son la Gran rocalla de 14 metros de altura y que ofrece una de las mejores vistas del jardín; el Jardín interior, que está compuesto por rocas de diversas formas, torres, pabellones y estanques y la Piedra de Jade que contiene una piedra de jade de más de 3 metros de altura.


El muro quizás es una de las cosas que más nos llame la atención en nuestra visita. Conocido como el Muro de los Cinco Dragones, se construyó durante la Dinastía Qing y los dragones que lo forman fueron motivo de polémica por aquel entonces, ya que se construyeron con cinco garras, algo sólo reservado para el emperador. Por ello, el mismo emperador mandó cambiar quitar una de las garras. De ahí la curiosa forma de los mismos.

Mercado de Yuyuan

Integrado en el jardín, tenemos también la visita obligada del Mercado de Yuyuan. Un enorme bazar que se construyó en el Jardín para darle más vida y que está construido con edificios tradiciones chinos. Indispensable es recorrer Fangbang Road, una de las calles más importantes del mercado en la que podrá encontrar cantidad de productos artesanales chinos así como esculturas o cuadros.

Desde luego, un lugar único y mágico en el que perderse durante horas y dejarse llevar por los ecos de historias, culturas y tradiciones pasadas.

Ciudad vieja de Lijiang

La ciudad vieja de Lijiang es una de esas pequeñas ciudades que merece la pena explorar por la cantidad de belleza que te encuentras en cada esquina. Situada a orillas del Yangtsé está rodeada por un paisaje espectacular, razón por la cual, ha sido incluido en la lista de Patrimonio Mundial.

La Ciudad

La ciudad, cuyo significado es “Río bello”, está construida en las pendientes del monte Shizi, muy cerca de las gargantas del Salto del tigre y su historia despunta desde el siglo XII, en el que se convirtió en centro administrativo cuando era la dinastía Song del sur quien gobernaba la zona. Esto propició que la ciudad se ampliara y embelleciera constantemente, convirtiéndola así en una de las ciudades más bellas de la zona.

Al estar en la pendiente de una montaña, su construcción no tiene una estructura típica ni estuvo nunca fortificada sino que supo integrarse en el ambiente natural que la ha rodeado durante siglos adquiriendo una gran armonía arquitectónica. Además, mezcla distintos tipos arquitectónicos como el tibetano, el chino, el de la zona de Bai y los de las poblaciones locales, los Naxi.

Numerosos canales recorren la ciudad cruzados por sus 354 puentes que le dan el nombre de la “ciudad de los puentes”. Las construcciones son, normalmente, de dos pisos, de madera y ladrillos, con terrazas y con una decoración exterior muy vistosa, compuesta por puertas, ventanas, vigas, bóvedas y paredes talladas con representaciones de la vida cotidiana, la cultura de la zona, temas populares e incluso con animales y vegetales.

Los suelos de la ciudad están pavimentados con piedras de colores y sirven de camino hacia los numerosos albergues y tiendas que inundan la ciudad con sus gentes, sus olores y sus colores.

Cultura de la ciudad

Increíble es pararte a escuchar viejas canciones tradicionales de los Naxi mientras degustas los platos típicos de la zona, tales y como son los estofados, como por ejemplo, las patitas de cerdo guisadas con habichuelas o la tripa de cerdo con judías mungo, los polvos de garbanzos o el pastel de Lijiang.

También puedes aprender a escribir Dongba, una lengua aún utilizada y basada en jeroglíficos, elaborar cerveza o fabricar papel.

Además, más de 20 autobuses y muchos vuelos conectan la ciudad vieja de Lijiang con otras, por lo que la comunicación es bastante buena.

Las 5 dinastías y los 10 reinos

Breve período de la historia de China en la que la inestabilidad política era la tónica diaria. Duró desde el año 907 al 960 y las cinco dinastías que reinaron durante el período fueron la Dinastía Liang, la Dinastía Tang, la Dinastía Jin, la Dinastía Han y la Dinastía Zhou.

Asimismo, más de una docena de reinos nuevos, estados independientes, fueron creados: Wu, Wuyue, Min, Chu, Han meridional, Shu anterior, Shu posterior, Jingnan, Tang meridional, Han septentrional.

Durante este período muchos fueron los pueblos invasores que se asentaron en China tales como los kitanes o los shato que llegaron, incluso, a imponer su forma de gobierno, a exigir tributos y a establecer su cultura y costumbres por encima de las tradicionales chinas.

Dinastía Liang

Zhu Wen, poderoso militar chino, consolidó su poder gracias a la dinastía Tang, hizo matar al emperador Zhaozong y fundó la Dinastía Liang siendo él mismo emperador.

Dinastía Song

Sobre el año 960, el emperador Daizu creó la Dinastía Song e inició el proceso de unificación pasando de la edad antigua a la moderna y poniendo fin a una época de tradiciones y pensamientos que ya no eran prioritarios para el gobierno. La necesidad de cambio fue más fuerte.

Dinastía Tang

Muchos no reconocieron el nuevo poder y hubo varias revueltas. Como resultado, Li Cunxu se autoproclamó emperador y fundó la Dinastía Tang. Consiguió reunificar de nuevo una parte de China.

Dinastía Jin y Dinastía Han

Poco duró la calma. Hasta que Shi Jingtang se rebeló con el gobierno establecido y fundó una nueva dinastía, la Dinastía Jin, hasta que los kitán decidieron quitarles el poder y apareció Liu Zhiyuan, que proclamó la Dinastía Han creando el régimen Han. Esta fue la dinastía de más corta vida de las cinco, puesto que un golpe en el 951 llevó a la entronización del general Guo Wei y al comienzo de la dinastía Zhou.

Zhao Kuangyin y su sucesor Zhao Kaungyi serían los encargados de acabar con los malestares políticos derrotando a todos los enemigos y reunificando China, completamente, sobre el año 980.

Como hemos visto, fue una época convulsa de la historia de China que nos demuestra que el deseo de poder es capaz de cometer traiciones, asesinatos, genocidios y de acabar con una cultura, unas costumbres y unas tradiciones arraigadas durante siglos, simplemente, por el hecho de gobernar.

Blog de Antigüedades de Subastas Darley