EL MAUSOLEO DEL PRIMER EMPERADOR

Quizás sea el emperador más conocido de China y probablemente su mausoleo sea el más grande del mundo.

Qin Shi Huang, rey del estado chino de Qin (del 247 a. C. hasta el 221 a. C.) y después, primer emperador de una China unificada (del 221 a. C. al 210 a. C.), reinando bajo el nombre de Primer Emperador, fue un hombre tiránico con un mandato autocrático. Sorprendentemente a día de hoy se le considera una especie de colosal fundador en la historia china y un superhombre cuya unificación de China ha durado más de dos milenios.

Abolió el feudalismo y dividió China en 36 provincias, mantuvo bajo vigilancia a los miembros de las casas reales vencidas obligándoles a vivir en la capital, desarrolló una extensa red de carreteras y canales para conectar todas las provincias, estandarizó los pesos y las medidas, la moneda, la longitud de los ejes de los carros el sistema legal y, lo más importante de todo, la escritura china.

El emperador murió mientras se encontraba haciendo un viaje por el oriente de China. Su muerte se ocultó los 2 meses que tardaron en volver a la capital y para entonces el mausoleo que mandó construir 38 años antes estaba listo para guardar sus restos.

El mausoleo que se encuentra en el monte Lí y alberga los restos del emperador así como unas 400 tumbas más y los conocidos Guerreros de terracota de Xian, tiene una extensión de 2,3 kilómetros y en su construcción participaron más de 700.000 obreros.

Permaneció en el olvido 2.000 años y su descubrimiento fue todo un hecho histórico ya que permitió conocer de primera mano una parte del pasado de China.

Todo el recinto funerario ocupa la friolera de 60 kilómetros cuadrados de los que queda mucho por excavar. Tanto la cámara funeraria como la tumba siguen bajo tierra. El emperador fue enterrado por expreso deseo suyo junto a un ejército de más de 8.000 figuras de guerreros y caballos de terracota a tamaño real.

Cada una de las figuras mide 1,80 metros de altura y están equipados con armaduras. Tienen rasgos totalmente diferentes (bigotes, peinados, jóvenes, viejos, rasgos de etnias diferentes) y los uniformes reflejan el rango militar que tenían.

Hasta que no se terminen las excavaciones no sabremos la magnitud real del mausoleo ni lo tiene aún que mostrarnos. Por ahora sigue siendo un misterio bien guardado.

Recuerda que si quieres adquirir alguna de las antigüedades chinas que subastamos, sólo tienes que entrar en www.subastasdarley.com

Un pensamiento en “EL MAUSOLEO DEL PRIMER EMPERADOR”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *