Kublai Khan

Kublai Kan el más poderoso del mundo, con tierras, bienes y gente sin precedentes.

Así lo describió Marco Polo después de su viaje a China. Y es que Kublai Kan fue un personaje muy importante para la historia y dejó huella en la China conquistada por él.

Era nieto de Gengis Kan y fue el último gran kan del imperio mongol y el primer emperador de la reciente creación de la dinastía Yuan.

Nació el 23 de septiembre de 1215 y murió de gota el 18 de febrero de 1294. Hijo segundo de Tolui y Sorgagtani y hermano de Ariq Boke y Möngke, emperador mongol.

Enamorado de la cultura china, la estudió a fondo y, gracias a su hermano Möngke, fue gobernador de los territorios del sur del imperio. Durante el tiempo que ostentó ese cargo hizo un gran trabajo lo que le valió el respeto de los chinos y creó la base para la fundación de la dinastía Yuan.

A la muerte del emperador Möngke, se originó una gran disputa entre los otros dos hermanos, Ariq Boke y Kublai Kan, que terminó con la victoria del segundo gracias a la ayuda de la dinastía Song y tras más de tres años de disputas.

En el año 1271, Kublai Kan, estableció la capital de la dinastía Yuan en Dadu (Beijing) y terminó con la conquista de China ocho años después.

Como curiosidad sobre su personalidad, comentar que fue budista tibetano, aunque mostraba tolerancia y respeto por el resto de las religiones de su imperio, lo que hizo que esta religión se consolidara en el mismo.

Amante de las artes, tolerante con lo que no compartía, quiso imponer el papel moneda pero fue todo un fiasco al crear una gran inflación, dejo entrar a varios extranjeros como Marco Polo, era indulgente con sus conquistados pero su ansia de conquista le llevó a grandes desastres bélicos con Japón, Vietnam y Birmania.

Lo que sí que es cierto es que durante el tiempo que estuvo dirigiendo el imperio creado por él, la estabilidad y prosperidad económica y social estuvo en alza aunque sus preocupaciones familiares y con sus rivales mongoles no le dejaron hacer más cosas.

Durante diecisiete años, Marco Polo permaneció en la corte de Kublai Kan cumpliendo con diversas gestiones políticas y administrativas e incluso cumpliendo diversas misiones encomendadas por el mongol, lo que le permitieron conocer la región y a sus gentes. Por él sabemos tanto sobre este emperador mogol que consiguió que China comenzara su gran cambio.

La Emperatriz Zhangsun

La Emperatriz Zhangsun

Hija del famoso general Zhangsun Sheng y Lady Gao, hija del oficial Gao Jingde, nació en el año 601 en la ciudad de Chang’an y fue la pequeña de 5 hermanos: Zhangsun Xingbu, Zhangsun Heng’an, Zhangsun Anye y Zhangsun Wuji.

A la muerte de su padre, su hermano de madre, Zhangsun Wuji, su madre y ella fueron expulsados de la casa familiar y acogidos por Gao Shilian, hermano de Lady Gao, que fue quien los crió.

A la edad de 12 años se casó con Li Shimin, futuro emperador Taizong, quien accedió al poder tras varias guerras internas. Tuvieron 3 hijos juntos: Li Chengqian, Li Tai, y Li Zhi futuro emperador, y tres hijas, Changle, Jinyang y Xincheng.

Su carácter

La emperatriz Zhangsun era modesta en todas sus acciones y nunca vivió con lujo, era afable y querida por todos sus súbditos, cuidaba personalmente de las otras concubinas, de sus damas de compañía y salvaba a los eunucos de los castigos de su marido.

Tal era el deber y adoración hacia su marido que cuando él sufrió una grave enfermedad, ella estuvo con él día y noche llevando consigo siempre un veneno para suicidarse, preparado por si el emperador moría.

Ella misma estuvo muchos años enferma de asma y aun así nunca se separó de su marido ni de sus obligaciones de emperatriz ayudando y aconsejando a su marido en sus encrucijadas, sobre todo, familiares. Murió en el año 636 despidiéndose de su marido con estas palabras:

“No he sido una carga al pueblo en vida, y no quiero serlo una vez muerta. Por lo que espero que no me construyáis una gran tumba haciendo a la gente trabajar y malgastando los recursos del imperio. Haz de una colina mi tumba, y usa ladrillo o madera para construirla. Espero que su alteza imperial permanezca cerca de hombres honestos y se aleje de aquellos que no tienen virtudes; que aceptareis palabras sabias y que no prestareis oídos a los falsos cumplidos de los malvados; que dejareis de trabajar tanto y que dejéis de cazar. Incluso si voy al infierno, No tengo ningún arrepentimiento. No es necesario que convoquéis a nuestros hijos e hijas aquí; si les veo llorar, me entristeceré”.

Durante su corta vida de 36 años, la emperatriz Zhangsun ganó alta reputación y admiración del emperador y de su pueblo por su tolerancia y sabiduría. Ella fue considerada como una modelo para las emperatrices en la historia China.

Los Eunucos en China

Uno de los personajes más interesantes, conocidos y con más poder en China fueron los eunucos, esa figura masculina que consiguió más poder, a lo largo de la historia, que los propios emperadores.

Empleados en la Corte Imperial, al principio, los eunucos eran delincuentes o criminales cuya pena era la castración. Pero debido a la expansión del Estado chino, surgió la necesidad de que hubiera más eunucos que cubrieran los puestos burocráticos y es entonces cuando estos adquieren la importancia y el poder de los que son tan famosos.

Muchos de los eunucos que se presentaban a cubrir puestos en la Corte se habían automutilado o eran hijos de familias necesitadas a los que les habían castrado para que tuvieran un futuro mejor.

Era una de las penas más crueles y duras a las que se podía someter a un hombre y el hecho de que se hiciera voluntariamente nos puede ayudar a hacer una idea de cuán importante era para estos ganarse la confianza del emperador y entrar así a su servicio.

Una vez dentro del círculo del emperador, el eunuco tenía una gran influencia sobre las decisiones que tomaba llegando, en alguna ocasión, a cambiar el rumbo de las dinastías.

Pero no sólo se les castraba físicamente. Las consecuencias psicológicas también eran muy importantes ya que les hacía tener un gran complejo de inferioridad, ser más sensibles, temibles y hasta crueles. Curiosamente, eran unos pervertidos sexuales a pesar de la ablación y hay muchas historias que lo atestiguan.

La castración en sí no tenía mucha complejidad pero era muy peligrosa por las numerosas infecciones y las técnicas rudimentarias que se utilizaban para llevarla a cabo.

Normalmente se le daba al paciente alguna bebida que le hiciera estar medio consciente de su situación, se le ataba de manos y pies y se le cubrían los ojos para que no pudiera ver qué se le iba a realizar. Después el cirujano realizaba un corte rápido y preciso de los genitales dejando sólo el conducto urinario para permitir al futuro eunuco orinar. Se desinfectaba la zona y se esperaba a que pasadas unas 48 ó 72 horas el nuevo eunuco pudiera orinar, lo cual significaba que la operación había sido un éxito.

El miembro seccionado era guardado con numerosos ceremoniales para ser ofrecido a los antepasados y ser enterado con él para recuperar su integridad y poder ir al cielo.

Eran muy fáciles de reconocer entre la multitud ya que su voz estaba llena de falsetes, caminaban encorvados y con pasitos cortos y su olor era muy característico ya que olían a orina debido a su incontinencia urinaria. Esto último les traía más de un problema continuo ya que el emperador los solía castigar con varios azotes por su falta de decoro.

El último eunuco del que se ha tenido constancia falleció en el año 1996 en la ciudad de Beijing. Su caso además fue de lo más lastimero ya que su padre lo castró para conseguirle un futuro mejor en la corte imperial de Puyi. Poco tiempo después llegó la República y al no encontrar su lugar se trasladó a un templo budista hasta su muerte.