Arquitectura tradicional china

La Arquitectura tradicional china es una de las más bellas del mundo ya que aúna las características de cada una de las etnias que la han poblado a lo largo de los siglos, aunque manteniendo sus propios y únicos rasgos.

Características

Es totalmente reconocible por cualquier persona del mundo ya que tiene unas características muy propias: hace hincapié en el ancho de los edificios para darle un impacto visual al observador, sus edificaciones tienen simetría bilateral, sus jardines son totalmente asimétricos y suelen construir edificios que rodean la propiedad dejando espacios cerrados de 2 tipos: patio descubierto y pozo de cielo, un patio cercado que ofrece una pequeña vista del cielo a través de una abertura en el piso superior.

La importancia de cada uno de los edificios de los complejos tenía una jerarquía dependiendo de su uso e importancia. Por ejemplo, aquellos edificios que disponían de puerta frente a la propiedad se consideraban más importantes que los que las tenían a los lados. Los que daban al sur y tenían más luz eran reservados a los ancianos, los del este a los más jóvenes y los del norte a los sirvientes.

Feng Shui

Todos y cada uno de ellos se basaban en el Feng Shui y el Taoísmo que organizaban y disponían los elementos de una manera determinada para que tuviera la mayor armonía posible. Algunas de sus características eran la de colocar paredes móviles frente a la puerta de entrada para espantar el mal, repartir talismanes para potenciar la buen suerte, construir los pozos y fuentes dentro de las estructuras, orientar la casa con su parte posterior hacia terreno elevado y con agua enfrente, etc.

Los materiales más utilizados eran la madera y el ladrillo aunque en los techos se usaban también decoraciones realizadas con azulejos, baldosas de porcelana, juguetes, etc.

Edificaciones imperiales

Las construcciones que más se han estudiado y que más importancia arquitectónica tienen son las edificaciones imperiales y todo lo que les rodea. Tal y como como le dijo su Primer Ministro al primer emperador de la dinastía Han, Gao Zu: “Puesto que el Hijo del Cielo (emperador) toma por hogar los cuatro mares (en sentido de país), la suntuosidad es necesario que se resalte su autoridad”. De ahí, la fastuosidad y magnificencia de sus palacios.

Normalmente son edificios independientes sin tamaños considerables y que estaban dedicados, cada uno de ellos, a servir para una necesidad de los gobernantes, ya sea de carácter administrativo, familiar, recreativo o ceremonial. Todos ellos formaban un conjunto establecido con un orden determinado en el que las construcciones principales solían estar en el eje central, las auxiliares en los lados, en la parte posterior de la construcción están los jardines y la residencia privada del gobernante y en la parte delantera, la administración.

Los techos de los edificios eran de azulejos de color amarillo (color imperial), las columnas de madera de los interiores son de color rojo al igual que las paredes, las construcciones imperiales estaban decoradas con los dragones chinos, símbolo del emperador, etc.

La arquitectura tradicional china siempre ha tenido respeto a la Naturaleza por lo que todas sus construcciones han sabido respetar el equilibrio y la simetría con ella.

Pero lo mejor para descubrirla es visitarla. Así que os animamos a que os acerquéis a la lejana China.