Xian

Capital de la provincia de Shaanxi, Xian es una de las ciudades más antiguas de China con más de 3.000 años de antigüedad y una de las paradas obligadas de la Ruta de la Seda. Conocida, sobretodo, por los guerreros de terracota, hoy en día es una gran metrópolis que no deja indiferente a ningún turista.

Xian fue capital de doce dinastías chinas distintas, centro político durante siglos, repleta de reliquias históricas que no paran de encontrarse, cosmopolita, moderna, tradicional y centro económico e industrial de China.

Si vas a planificar tu viaje a Xian, estas son las cosas que no debes perderte:

Los Guerreros de Terracota de Xian.

Estamos ante uno de los descubrimientos arqueológicos más importantes de todos los tiempos. Hasta la fecha son más de 8.000 estatuas de guerreros y caballos a tamaño natural encontrados en una fosa de más de 200 metros de largo, aún sin terminar de explorar, ya que se piensa que sus dimensiones son mucho mayores. Cada una de las estatuas tiene uno rasgos, ropajes y posición distinta siendo entre ellos totalmente diferentes.

El Mausoleo alberga los restos del emperador Qin Shi Huang, rey del estado chino de Qin, primer emperador de la China unificada. Pero hasta que no se terminen las excavaciones no sabremos la magnitud real del mausoleo ni lo tiene aún que mostrarnos. Por ahora sigue siendo un misterio bien guardado.

La Muralla de Xian.

Es una de las mejor conservadas de China. Construida durante la Dinastía Ming, es rectangular, mide unos 14 kilómetros de largo y 12 metros de altura y sirvió para proteger la ciudad de los ataques de los bárbaros.

El Barrio Musulmán de Xian.

Habitado por la etnia Hui, se trata de un gran zoco en el que podrás encontrar de todo a precios muy económicos, con puestos de comida árabe y un sinfín de olores y sensaciones en cada uno de sus rincones.

La Torre del Tambor de Xian.

Está en el centro de la ciudad de Xian y es uno de sus monumentos más importantes. Construida en el año 1380, durante el mandato de la Dinastía Ming, la Torre del Tambor ofrece unas vistas espectaculares de la ciudad, por lo que es muy recomendable subir.

En su interior alberga un gran tambor que se tocaba para indicar que el día estaba llegando a su fin. Tiene una impresionante colección de tambores antiguos, que están prohibidos tocar, y su decoración se compone de escritura china artística.

La Torre de la Campana de Xian.

Centro geográfico de Xian, la Torre de la Campana es la mejor conservada de sus características, construida en madera con más de 35 metros de largo y 8 de alto. También fue construida durante la Dinastía Ming en el año 1384 para advertir de los ataques de sus rivales y marcar las horas.

La Gran Pagoda del Ganso Salvaje.

Construida en el año 648 durante la Dinastía Tang con el propósito de albergar varios documentos y escritos budistas que trajo consigo el monje Xuanzang cuando estuvo de viaje por la India y, a lo largo de los años, se convirtió en el centro de traducción más importante de textos budistas.

La Mezquita de Xian.

Se construyó en el año 742 para albergar a la creciente población musulmana. Curiosamente su estilo arquitectónico es totalmente chino aunque su interior tiene la simbología musulmana.

El Monte Hua.

Situado junto al río Amarillo, el Monte Hua es un lugar sagrado para los taoístas que creían que allí moraba el dios del mundo subterráneo. Lugar de peregrinación, antiguamente allí estaba enclavado un templo conocido como el Santuario, muy visitado también por médicos tradicionales debido a la gran profusión de plantas de uso medicinal.

Hoy en día alberga varios templos y santuarios taoístas.

El Bosque de las estelas de piedra.

Construido en el siglo XI para albergar las estelas de los Treinta Principios Clásicos de la Dinastía Tang, a día de hoy cuenta con más de 3.000 piedras talladas con inscripciones caligráficas y con formas variopintas de monstruos, animales o dragones colocados sobre rocas o figuras en forma de tortuga.

El Parque Termal de Huaqing.

Situado a los pies de la montaña Li y con más de 2.500 años, el Parque Termal de Hauqing es un complejo de piscinas y fuentes termales en el que se respira un ambiente puro y limpio y en el que podemos disfrutar de los distintos pabellones construidos en la época de la Dinastía Tang. Un placer para los sentidos.

El Poblado neolítico de Banpo.

El poblado fue descubierto en el año 1953 junto al río amarillo.

En él podemos observar varios asentamientos del 4500 a.C que parecen estar muy bien organizados. Ocupan una extensión de 5,6 hectáreas.

El mausoleo de Han Yanglin.

Abierto al público sólo desde el año 2006, es uno de los complejos funerarios más interesantes e importantes de China.

Alberga los restos del emperador Liu Qi de la Dinastía Han, monarca benevolente que hizo prosperar a su pueblo.

Su mausoleo está junto a la de su esposa la emperatriz Wang, siendo ambas del mismo tamaño, seña de la importancia que le otorgaba. Tiene forma de pirámide construida en tierra que está acondicionada para las visitas de los turistas con un suelo de cristal y que cuenta con un museo en la que están expuestas las figuras que se desenterraron junto a las tumbas.

Bodas tradicionales chinas

Las bodas siempre han sido y serán un ceremonial en el que se conjugan diversos rituales venidos de tiempos antiguos en los que las supersticiones están a la orden del día. En China, la tradición y el respeto por la familia hacen las bodas tradicionales chinas muy especiales y curiosas por el ceremonial que las acompaña y el simbolismo y significado que tiene para ellos.

Símbolos

Contrariamente a nosotros, en vez de utilizar el blanco como símbolo de pureza, en China se usa el color rojo ya que representa a la vida que corre por nuestras venas y que es generador de vida, lo que para los chinos es un buen augurio. Además de simbolizar felicidad, alegría y amor. De hecho, el rojo se utilizar tanto el vestido de los novios como en las invitaciones y la decoración.

Como en todas las comunidades, en China el matrimonio tiene el objetivo de formar una familia y tener hijos, lo que para ellos también significa una manera de obtener riquezas. Es por ello, que el dinero que reciben los novios en la ceremonia de la boda tradicional china va en un sobre de color rojo.

El arroz sí que no puede faltar en una boda tradicional china, y es que es la representación de la fecundidad, al igual que las imágenes de dragones y serpientes también deben estar presentes ya que simbolizan la fertilidad y el vigor sexual del novio.

Procedimiento

Antiguamente, los matrimonios eran concertados por los padres de ambos atendiendo a necesidades económicas y a mejorar el estatus social fortaleciendo los vínculos familiares. Hoy en día eso ha cambiado aunque los ritos tradicionales siguen estando en vigor, ya más por razones estéticas y de respeto a los antepasados por que los motivos antes citados.

La propuesta siempre la hacen el novio y su familia y se valen de una casamentera para realizar las gestiones de la misma y comprobar que, según la astrología china, las fechas de nacimiento de los cónyuges son compatibles. Es ella también quien entrega las cartas y los regalos del novio a su futura familia política.

El primer paso antes de una boda tradicional china viene dado por el envío de 3 cartas. La primera de ellas la envía en novio a la familia de la novia solicitando la mano de su hija formalmente. Si se acepta, el novio luego le envía los presentes que su familia le desea otorgar. Por último, el día de la boda, se recibe otra carta en casa de la novia aceptándola finalmente.

Una vez que todo está en marcha, se selecciona el día de la boda tradicional china, que debe ser par y basado en el calendario lunar y se concierta una reunión con las dos familias para evaluar a los futuros novios (su educación, su aspecto físico, su carácter, etc). Si todo está bien, se procede a la negociación de los presentes que se entregarán a la familia de la novia como intercambio y se planeará la ceremonia.

A partir de ahí, comienza la etapa de preparación que puede durar entre 1 y 2 años durante los cuales se intercambiarán regalos y presentes entre las familias demostrando así la posición económica de las familias.

Preparación

Unos días antes de que se celebre la ceremonia nupcial, se les prepara a los novios la cama en la que sellarán su enlace. Esta preparación la debe de realizar una pareja casada, estable y que, a poder ser, tenga hijos, quienes saltarán sobre ella como augurio de fertilidad. Además se aromatizará y se le colocarán diversos frutos como símbolo de fortuna y prosperidad.

El mismo día de la boda, la novia será arreglada por su cuñada mayor o, en su defecto, por una buena que tenga buena suerte. Mientras se procede al peinado y al arreglo de la novia, dicha mujer dirá unas palabras de buena suerte. Después le colocan a la novia un velo rojo que le cubra el rostro y la llevan antes sus padres para proceder a la despedida.

Luego es trasladada en procesión montada en un palanquín y acompañada por la madrina en un cortejo de amigos y familiares que irán tocando y cantando hasta la casa del novio donde él la recibirá arrojándole arroz y quitándole el velo que la cubre.

Ceremonia de la boda tradicional china

Una vez en casa de la familia del novio, los contrayentes se dirigen al altar donde se procederá a la ceremonia en sí. Allí se realizan 3 reverencias: la primera de ellas es la llamada “postración ante el cielo y la tierra” y los novios se inclinan ante el altar de sus ancestros; la segunda se denomina “postración a los padres” y en ella los novios se inclinan ante sus padre como símbolo de respeto y le efectúan la ceremonia del té en la que cada uno de los novios le sirve té a sus suegros y la novia recibe un sobre rojo con dinero; por último, los novios realizan la postración “entre sí”, lo que sella la alianza.

Terminado el ceremonial, los recién casados convidan a un banquete a los invitados en los que se sirve gran cantidad de alimentos, cuantos más mejor ya que simbolizan prosperidad y acaba con fuegos artificiales, bailes y discursos hasta bien entrada la noche.

Como podemos ver, hay algunos puntos que difieren con las ceremonias matrimoniales de occidente pero la esencia de las mismas es igual en todas las partes del mundo.

El lago del Oeste

El Lago del Oeste

Uno de los lugares más bellos de China se encuentra en la provincia de Hangzhou. Se trata del Lago del Oeste, famoso por sus paisajes, sus edificaciones históricas, sus pagodas… De hecho, su importancia fue premiada con el nombramiento de Patrimonio de la Humanidad en el año 2011.

“ha inspirado a famosos poetas, pensadores y artistas desde el siglo IX. Alberga numerosos templos, pagodas, pabellones, jardines, árboles ornamentales, así como un paso elevado e islas artificiales. […] El Lago del Oeste ha influido el diseño de jardines en el resto de China así como en Japón y Corea durante siglos y muestra un excepcional testimonio de la tradición cultural de la paisajística creando una serie de vistas que reflejan la fusión idealizada entre el hombre y la naturaleza.”

A parte de la innumerable belleza paisajística que podemos encontrar en el Lago del Oeste, también podemos acercarnos un poco más si cabe a la historia y la cultura china visitando los edificios que se encuentran repartidos por toda la zona.

Templo de Yue Fei

Por ejemplo, podemos visitar el Templo de Yue Fei, del que ya hemos hablado en nuestro blog.

Construido para el general de la dinastía Song, Yue Fei, se encuentra en la ladera sur del lago. Construido en el año 1221, se compone de tres edificios: el Mausoleo, el Templo de Yue Fei y el Templo de la Lealtad.

Alrededor de las edificaciones nos encontramos con decenas de estatuas con formas de animales y personas que componen el séquito del general, destacando cuatro figuras de hierro que están de rodillas, con las manos atadas que representan a los traidores que acabaron con la vida del general Yu Fei.

Templo de Lingyin

Otro edificio interesante es el templo budista de Lingyin.

El templo se encuentra al noroeste del lago y es uno de los 10 templos budistas más famosos de China siendo, además, un importante centro de investigación de todo lo referente al budismo.

Significa paz y tranquilidad y la verdad es que no podemos llevarles la contraria que se encuentra en un lugar privilegiado rodeado de bosques y colinas en los que sólo se oye el sonido de la naturaleza.

Construido hace más de 1600 años por el monje budista Huili, realmente prosperó en el Período de las Cinco Dinastías en la que se construyeron 72 salones, 18 torres y 9 edificios con más de 1300 habitaciones que eran ocupadas por unos 3000 monjes budistas.

Se divide en el Salón del Gran Héroe, el Salón del Rey Celestial, los Corredores Serpenteantes del Este y el Oeste y el Salón del Buddha de la Medicina. Famosa es la estatua de Maitreya o de Sakyamuni.

Lugar de paz y meditación, a los largo del año miles de personas son las que se acercan para rezar y meditar entre sus muros.

La Pagoda Leifeng

La Pagoda Leifeng se encuentra sobre la Colina del Atardecer y se trata de una torre de cinco pisos de altura y ocho lados que ha tenido que ser restaurada completamente en el año 2002 y que, hoy en día, es una de las mayores atracciones turísticas de la zona.

Originalmente se construyó en el año 975 d.c por orden del rey Qian Chu, durante el período de las Cinco Dinastías y los diez Reinos, con motivo del nacimiento de su hijo con su concubina favorita.

Construida en madera y ladrillo, la pagoda prácticamente se quedó sólo con su estructura cuando los piratas japoneses saquearon la zona quemándolo todo a su paso. Años más tarde, y debido a una superstición que decía que los ladrillos de la pagoda prevenían desgracias y curaban enfermedades, la pagoda se vino abajo por la masificación de gente que comenzó a desmantelarla para conseguir ladrillos.

Se cree que debajo de sus cimientos hay un mausoleo, aunque no está demostrado del todo ya que sólo se han encontrado algunos objetos de valor y una cabeza de buda.

La Pagoda Liuhe

Otra pagoda que encontramos en el Lago del Oeste es la Pagoda Liuhe, conocida también como Pagoda de las Seis Armonías o Torre de las Seis Armonías.

Situada a los pies de la Colina Yuelun, se construyó durante la Dinastía Song del Norte sobre el año 970 d.c y, a lo largo del tiempo, ha sido destruida y reconstruida, por lo que no conserva actualmente muchos elementos originales.

Tiene forma octogonal y 60 metros de altura aparentando tener 13 pisos cuando en realidad tiene 7.Se compone de los muros interiores, un corredor en zigzag, muros exteriores y una pequeña habitación.

Se cree que, probablemente, la pagoda sirvió antiguamente de faro para los barcos que recorrían el río durante la noche aunque originariamente se construyó para calmar las olas de marea del río Qiantang.

La Pagoda Baochu

También podemos visitar la Pagoda Baochu que se encuentra sobre la Colina de la Piedra Preciosa. Pagoda de siete pisos, unos 45 metros de altura, que se construyó como protección al rey Qian Chu. En concreto, se creía que con los rezos que se realizaban en la pagoda construida en su nombre, Qian Chu volvería sano y salvo de sus incursiones.

Se construyó en el año 963 d.c con piedras y ladrillos y sin ninguna escalera interior.

Otros lugares de interés

Otros edificios de interés son la Tumba de Su Xiao Xiao, la Tumba de Wu Song, El Museo del Lago del Oeste, el Manantial del Tigre Galopante y las Granjas de té Longjing.

Tumbas de la dinastía Ming

A unos 50 kilómetros de Pekín se encuentran una de esas bellezas que el hombre ha construido en tiempos inmemoriales: las Tumbas de la dinastía  Ming.

Se trata de un complejo compuesto por varios edificios en los que se encuentran enterrados 13 emperadores, 23 emperatrices y cientos de cortesanos y concubinas de la corte, todos pertenecientes a la Dinastía Ming.

Esta necrópolis se encuentra en un valle junto a la montaña Tianshou llegando a ocupar una extensión de 40 kilómetros cuadrados. Construidas entre los años comprendidos entre 1409 y 1609, en el año 2033 entraron a formar parte del Patrimonio de la Humanidad.

Durante más de 200 años, la necrópolis fue un lugar totalmente prohibido e intensamente guarecido para evitar los robos y allanamientos. No obstante, en el año 1956 se procedieron a excavar, sacando del lugar más de 300 piezas (oro, plata, jade…) y en 1959 se abrió para que el público pudiera contemplar cómo se realizaban los enterramientos de sus emperadores pasados. Turistas de todo el mundo recorren sus estancias a diario.

Como en la antigüedad se tenía el concepto de que cuando un emperador fallecía necesitaba llevar consigo todo lo que pudiera para sentirse como en casa en el más allá, los emperadores de la Dinastía Ming construyeron sus tumbas como verdaderos palacios adornados con todo tipo de objetos de oro, plata o jade además de vestidos de seda y, por supuesto, su séquito y concubinas, a los que mataban para acompañar a su señor en el viaje hacia el otro lado.

Estas tumbas solían constar de 3 partes: los edificios o pabellones habilitados para realizar los sacrificios necesarios para el alma del emperador y su familia; la torre de las estelas funerarias y el sepulcro que, normalmente, se encontraba sellado bajo tierra.

Las más conocidas de las 13 tumbas son las del emperador Zhu Yijung y el emperador Yongle.

La primera de ellas porque fue la primera sepultura que se abrió para su estudio; además no fue saqueada por ladrones, por lo que conservaba todos los objetos prácticamente intactos, y está compuesto por cuatro construcciones a unos 27 metros bajo el suelo.

En la del emperador Yongle también está enterrada la emperatriz Ren Xiaoxi y las 16 concubinas que se llevó en su último viaje. La entrada se realiza a través de un camino sargado con esculturas de mármol a los lados que representan a la guardia del emperador. Una vez finalizado el camino sagrado se da paso a la Avenida de los animales en la que podemos observar numerosas esculturas de diversos animales tanto fantásticos como reales.

Otra tumba muy estudiada es la del emperador Ding Ling que está formada por varias edificaciones (el Castillo Precioso, el Palacio Leng, el Palacio Subterráneo y el Pabellón Luminoso) realizadas, muchas de ellas, casi íntegramente en mármol.

Casi todos los objetos funerarios que se sacaron de esa tumba, más de 3000 piezas de oro, jade, plata, porcelana…, podemos verlas exhibidas en dos salas del recinto.

Es una parada obligada si vas a viajar Pekín ya que es una oportunidad de conocer cómo eran las cosas en los tiempos en los que los emperadores dominaban China.