El Mausoleo de Genghis Khan

El Mausoleo de Genghis Khan

Situado en la localidad de Ejin Horo Qi, fue construido entre los años 1954 y 1956 por la República Popular China en un intento de rendir culto a uno de los mongoles más famosos de la historia aunque, realmente, su tumba no se encuentre allí, ya que nunca ha sido descubierta.

Genghis Khan

Genghis Khan

El mausoleo de Genghis Khan tiene 3 tumbas aunque ninguna de ellas esté ocupada más que por recuerdos, trajes y/o dedicatorias que recuerdan tiempos mejores en los que Genghis Khan unificó y dirigió el imperio más extenso de la historia. Está dividido en 3 salas en forma de yurta. Una de ellas es la sala conmemorativa en la que podemos ver una estatua de mármol de Genghis Khan. Las otras dos salas albergan los restos de una de sus esposas y su cuarto hijo y lo que se figura que son los brazos de Genghis Khan.

Mausoleo de Genghis Khan

Mausoleo de Genghis Khan

Su lugar real de enterramiento sigue siendo un misterio que sólo el tiempo se encargará de mostrarnos, aunque se piensa que debe de estar enterrado en algún lugar de la estepa de Mongolia en un lugar altamente secreto.

 

Genghis Khan

Aristócrata mongol fundó en primer imperio mongol más extenso de la historia unificando las tribus nómadas del norte de Asia. Sus conquistas fueron memorables, desde Siberia a Mesopotamia, India, Indochina, Europa occidental y el Océano Pacífico, fueron sus lugares de expansión.

Mapa del Imperio Mongol

Mapa del Imperio Mongol

Su nombre real era Temujín y vivió una infancia marcada por la desgracia ya que vio como los tártaros asesinaron a su padre y les desterraron a él y a su familia. Años más tarde un tribu enemiga secuestró a su esposa, lo que provocó que comenzara una sucesión de batallas que le permitió comenzar su historia unificando a diferentes tribus y años más tarde convertirse en uno de los emperadores más importantes de la historia.

Genghis Khan

Genghis Khan

El emperador murió el 18 de agosto de 1227 dejando bien claro que no deseaba que su lugar de enterramiento fuera descubierto. Por ello, decidió reposar no en un fastuoso mausoleo sino en una tumba rodeado por su cortejo fúnebre. Para que nadie conociera el paradero de sus restos, se cometió una verdadera sangría en la que primero se eliminó a todos los aldeanos que vieron el cortejo, después a los que asistieron al entierro, los constructores de la tumba y los soldados que lo acompañaron se suicidaron o eran asesinados por sus compañeros.

Ejército de Genghis Khan

Ejército de Genghis Khan

El Héroe

Considerado el padre de la patria y símbolo nacional de China, el hallazgo de su tumba significaría uno de los hallazgos más importantes de la historia.

Probablemente, su lugar de reposo esté cerca de su lugar de nacimiento cerca de la montaña Burkhan Khaldun, con una extensión de más de 12.000 kilómetros cuadrados de cordillera.

Por supuesto, para complicar más la búsqueda de la tumba, Genghis Khan se ocupó de llenarla de maldiciones para todo aquel que la encuentre, lo que se ha extendido hasta hoy en día en el que las autoridades mismas prohíben la investigación en la zona por miedo a que se desate una terrible maldición que les afecte.

Emperatrices chinas

Hoy queremos hablaros de las emperatrices chinas. Mujeres que estuvieron en el poder y que, en algunos casos, fueron peores que los hombres que las precedieron.

Todos sabemos que la mujer en la sociedad china siempre ha estado apartada y anulada en toda la toma de decisiones o en los derechos propios de cualquier persona. Pero como siempre hay excepciones, y en China no iba a ser menos, hubo algunas mujeres que supieron imponerse y que, ya fuera mediante tretas o conspiraciones, se hicieron con el poder del país o, por lo menos, lo intentaron.

Emperatriz Wu Zetian

Una de ellas es la emperatriz Wu Zetian, que fue la única, de las que vamos a hablar, que realmente reinó como soberana. Nació en una familia aristocrática cuyo padre había sido aliado de la dinastía Tang y por lo que le concedieron el título de Duque de Taiyuan y cuya madre, la señora Yang, estaba emparentada con la dinastía Sui.

Siendo aún una niña pasó a formar parte del harén del emperador Tang Taizong y cuando este falleció lo hizo de la de hijo, el emperador Tang Gaozong, siendo concubina de segundo grado.

Estando en esos términos se hizo muy amiga de la emperatriz consorte Wang hasta el momento en el que asesinaron a su hija recién nacida. Wu culpó tanto a la emperatriz como a la primera concubina de haberlo hecho y consiguió deshacerse de ellas siendo nombrada emperatriz consorte.

Cuando el estado de salud del Emperador empezó a fallar, la emperatriz Wu comenzó su gobierno desde la sombra incrementando su poder y su leyenda.

Se dice que mató a su primogénito por enfrentarse a ella, que envenenó al Emperador y destituyó a su tercer hijo para hacerse con el poder. Para ello, asumió el nombre de Emperador Shenshen y creó la dinastía Zhou.

A la edad de 80 años fue obligada a abdicar en favor de su hijo el emperador Zhongzong, restaurando así la dinastía Tang.

Emperatriz Cixi

Otra de las mujeres que hicieron historia en China fue Cixi. Conocida como la emperatriz viuda, Cixi gobernó China durante unos años en calidad de regente.

Concubina del emperador Xianfeng fue una mujer muy fuerte y envidiada que enseguida consiguió una gran influencia en la corte.

Durante la Primera Guerra del Opio, el emperador moría dejando la regencia a las emperatrices Cixi, Sushun y Ci’an. La relación no se mantuvo durante mucho tiempo y Cixi, para proteger a su hijo el heredero, consiguió salvar la dinastía y a su hijo evitando los golpes de estado que se estaban preparando.

Desgraciadamente, su hijo murió sin descendencia y ella impuso a su sobrino de tres años de edad en el poder. Gobernó junto a Ci’an hasta la muerte de esta y, a partir de ahí, en solitario hasta que su sobrino el emperador Guangxu tuvo edad para hacerlo.

Aun así nunca dejó el poder, ya que estaba ejerciéndolo desde la sombra y, durante la primera guerra con Japón, efectuó un golpe de estado contra su sobrino que la situó de nuevo en el poder hasta su fallecimiento.

Emperatriz viuda Longyu

La emperatriz viuda Longyu fue la emperatriz consorte de Guangxu, por lo tanto, sobrina de la emperatriz Cixi.

Sus orígenes venían del clan manchú Yehenara y su matrimonio fue establecido por intereses políticos lo que provocó un rechazo de Guangxu que la dejó de lado sustituyéndola por la consorte imperial Zhen. Sin embargo, la emperatriz Longyu no se amilanó y consiguió, mediante engaños y tretas, que la nueva consorte fuera desterrada. Se hizo amiga de la emperatriz Cixi y tras la muerte de ella y de su marido (con 3 días de diferencia) se hizo con el poder.

Adoptó al que sería el emperador Xuan Tong y acometió la regencia hasta que, asesorada por su gobierno, firmó la renuncia del futuro emperador, se trasladó a la Ciudad Prohibida y dio paso a la nueva República de China.

Emperatriz Ma

Otra mujer que, en este caso, supo hacerse respetar por los hombres de una manera totalmente distinta a las anteriores, fue la emperatriz Ma, de la dinastía Ming.

Casada con el emperador Zhu, Ma fue una mujer muy sabia, honrada y humilde que siempre estuvo pendiente de su pueblo. Respetada por todos nunca quiso involucrarse en la política de su país, pero como le dijo una vez a su marido, el emperador Zhu: “Su Majestad, somos como los padres de la gente, ¿no debería investigar el bienestar de nuestros hijos?”

Recortaba gastos e intentaba almacenar todos los alimentos que podía para cuando hubiera épocas de hambruna. Ella misma era muy frugal en su alimentación para no dar un mal ejemplo a su pueblo y a su muerte, todos sus familiares escucharon estas últimas palabras:” Qué afortunados al haber nacido en el Palacio. Siempre deben ser conscientes de la vida dura de los plebeyos. Servir bien al pueblo, estar agradecido a los dioses y no desperdiciar su suerte.”

Con ello quería que su familia diera ejemplo y se mostrara humilde ante sus súbditos.

El emperador quedó tan apenado a la muerte de la emperatriz Ma que nunca volvió a casarse y mandó escribir un libro sobre y para ella.

Emperatriz Tseu Hi

Nació en el año 1835 y era hija de unos campesinos sin estudios aunque fue elegida como concubina del emperador.

Al quedarse embarazada y darle un hijo varón al emperador se convirtió en esposa de este por lo que adquirió un poder y una influencia a la que no estaba acostumbrada. Fue entonces cuando cambió su nombre a Tseu Hi y dedicó su vida al estudio de la cultura china lo que le granjeó más de una alianza inesperada.

Cuando su marido, el emperador, falleció, ella consiguió hacerse con la regencia de su primogénito y comenzó un gobierno hostil hacia los extranjeros que sólo veían beneficios de hacerse con China.

Desgraciadamente, la superioridad de los extranjeros era muy evidente y la emperatriz Tseu Hi tuvo que huir de palacio disfrazada. A su vuelta nada pudo hacer más que aceptar la nueva situación y designar como su heredero al joven Pu Yi, que se convirtió en el último emperador de China.

Palacio de Verano

Introducción

El ser humano siempre ha tenido la tendencia a dejar señales claras y evidentes de su paso por el mundo y muchas han sido grandes construcciones que, a lo largo de los siglos, han perdurado a pesar del mimo ser humano.

Desgraciadamente, el tiempo, las guerras, los odios entre países o el fanatismo religioso, han puesto en el punto de mira las joyas arquitectónicas de civilizaciones que, incluso a día de hoy, siguen en riesgo de ser destruidas por el simple hecho de generar dolor en el pueblo.

El Antiguo Palacio de Verano

Un ejemplo de destrucción lo tenemos en uno de los más bellos jardines que han podido existir, los Jardines del Perfecto Brillo, el antiguo Palacio de Verano o el Jardín de los jardines.

Situados a 8 kilómetros de Ciudad Imperial en Pekín fueron, en su momento, un conjunto de edificaciones, palacios y espléndidos jardines donde residieron los emperadores de la Dinastía Qing y en la que se acumulaban cientos de obras de arte.

Su destrucción, a manos de los soldados franceses y británicos durante la Segunda Guerra del Opio, supuso una terrible pérdida y humillación para los ciudadanos chinos.

Construcción

Su construcción se produjo en el siglo XVIII mientras el emperador vigente era Kangxi. A lo largo de los años, se fue ampliando poco a poco albergando incluso estanques, arroyos y lagos gracias al abastecimiento de agua impulsado por el emperador Yongzheng.

Estaban divididos en 3 secciones: el Jardín de la Elegante Primavera, el Jardín de la Perfecta Brillante y el Jardín de la Eterna Primavera. Todo el conjunto era 5 veces la extensión de la Ciudad Prohibida y, para que nos hagamos una idea más cercana de las dimensiones, era 8 veces la Ciudad del Vaticano.

Gracias a su extensión y a los innumerables palacios que poseía, cientos de obras de arte, importantes documentos y valiosas e irrepetibles antigüedades se almacenaron allí para convertirlos en una de las mayores colecciones del mundo.

Estilo

Los edificios que poblaban los Jardines tenían diversos estilos dependiendo de la época en la que fueron construidos. La mayoría de ellos eran chinos pero también los había mongoles, tibetanos o, incluso, de estilo europeo.

Destrucción

Desgraciadamente, toda esa belleza quedó arruinada el día que, en 1860, los británicos y franceses entraron en Pekín y se encontraron con tamaña señal de poder que exhibían los chinos.

Dentro sólo estaban los eunucos, ya que el emperador de por aquel entonces, Xianfeng, ante la proximidad de peligro decidió salir huyendo. Por lo tanto, la batalla la tenían perdida los chinos incluso antes de empezarla.

Más de 3.500 soldados y 3 completos días fueron necesarios para destruir la prácticamente totalidad de los Jardines. Y todo a modo de venganza por la injusta ejecución de 20 prisioneros europeos por parte de las fuerzas chinas.

Cuando todo terminó, los ganadores dejaron tras de sí un letrero que rezaba lo siguiente: “Esta es la recompensa por la crueldad y la perfidia”, dejando a sus espaldas la destrucción de una gran parte de la cultura de ese pueblo.

Reconstrucción

Como hemos dicho al principio y como siempre ocurre en todos los conflictos, pagan justos por pecadores. Todo el saber, la historia, la belleza que atesoraban esos Jardines fue pasto de la ira, los intereses políticos y las vicisitudes de la historia.

Baste decir que, a día de hoy, el gobierno chino está interesado en reconstruir, en la medida de lo posible, los Jardines que tanto orgullo y luego tanta vergüenza le provocó.

Esperemos que los nuevos sean capaces de resistir el paso del tiempo y del hombre.

Si te ha gustado el post y quieres conocer un poco más de nosotros, entra en www.subastasdarley.com.

Curiosidades de los Emperadores Chinos

Siempre hemos hablado de las hazañas y los hechos más históricos que han realizado los emperadores de las distintas dinastías chinas por eso, hoy, queremos hablaros de otros hechos no tan conocidos, que en muchos casos han podido resultar hasta vergonzosos.

Emperador Shen Nung

Por ejemplo, el Emperador Shen Nung descubrió por casualidad la elaboración del té. Le encantaba sentarse en el jardín con una taza de agua hervida, ya que se consideraba que era muy bueno para la salud, y una hoja de té fue a parar a su taza llevada por una ligera brisa. Para cuando el Emperador quiso darse cuenta el té ya estaba listo y el sabor le encandiló.

El rey Zheng

El rey Zheng quemó todos los libros que encontró de historia porque tenía miedo de la educación que los señores feudales recibieran una educación que les permitiera pensar y declinaran postrarse ante él. Sólo dejó en pie los que trataban de Farmacia, Medicina y Agricultura. Ante las negativas de los señores feudales, tanto ellos como sus libros fueron quemados en la hoguera.

Emperador Huei Ti

La madre del Emperador Huei Ti tenía la costumbre de asesinar a todo aquel que se opusiera a sus mandatos. Mató al hermano mayor del emperador envenenado cuando vio que no cuadraba en sus planes. Su hijo murió sin descendencia y para poder seguir en el poder acogió al hijo de una campesina a la que asesinó y le nombró Emperador Lieu Hu, pero no duró mucho, ya que la reina lo asesinó por llevarle la contraria en unos temas de estado. Murió loca pensando que los espectros de todas las personas a las que mandó matar la perseguían por los pasillos del palacio.

Emperador Gao Yang

El Emperador Gao Yang era muy apreciado entre sus súbditos por sus logros militares pero tras años en el poder, el alcohol, los excesos y la desmesura sexual hicieron mella en él y pasó a ser un ser despreciable conocido por intentar violar y matar a una de las concubinas de su padre y decapitar a su amante favorita por serle infiel. No contento con la decapitación, mandó que la descuartizaran y usaran sus huesos para construir un instrumento musical que amenizara las ceremonias reales.

Emperador Yao

Pero no todos eran así. Tenemos el ejemplo del Emperador Yao que ha sido uno de los más queridos por su benevolencia, beneficencia, su magistral aplicación a los negocios y su dulzura en el trato. Curioso fue que mandó colocar una campana, un tambor y tres tablas realizadas en diferentes metales fuera de sus aposentos para quien quisiera audiencia con él tocara uno de ellos, según la clase de asunto que fuera. El emperador siempre les atendía, de hecho en muchas ocasiones tuvo que salir del baño o levantarse de la mesa en la hora de la comida para atender los asuntos de su gente.

El juego milenario Go, inventado por el Emperador Yao hace unos 3.000 años se le ocurrió a este para educar a sus hijos enseñarles a reflexionar. Tanta importancia tuvo que en el siglo XVII se fundó la Academia de Go en Tokio por el monje Hon Inbôsansa.

Hangzhou

Hangzhou

Hangzhou es la capital de la provincia de Zhejiang y está considerada una de las ciudades más bellas de China. Se encuentra situado junto al Lago del Oeste, la mayor atracción del lugar y está rodeada por bosques, arroyos y barrancos.

Los encargados de embellecerla y darle la gran fama que tiene fueron los miembros de la Dinastía Song, que la convirtieron en capital y construyeron muchas de las edificaciones que la conforman. De hecho, uno de los miles de dichos chinos dice que “En el cielo está el paraíso, en la tierra, Suzhou y Hangzhou”.

Lugares de interés

Ciudad turística por excelencia, Hangzhou, tiene varios lugares de interés que no te puedes perder si deseas adentrarte en su historia, cultura y tradición.

Lago del Oeste

El más imponente de ellos es de carácter natural y lo compone el magnífico Lago del Oeste de unos 3 kilómetros de extensión en la que hay 4 islas, sólo una de ellas natural y en las que se han edificado varios pabellones y pequeños lagos interiores.

Pagoda de las Seis Armonías

Otro magnífico lugar es la Pagoda de las Seis Armonías construida según el budismo y cuyas armonías las componen la abstinencia, la pobreza y las armonías de las palabras, de las opiniones, de la mente y del cuerpo.

Se construyó en el año 970 aunque ha tenido que ser reconstruida y restaurada en varias ocasiones. Se la considera una de las grandes obras de arquitectura chinas.

Templo del Alma Escondida

El Templo del Alma Escondida es uno de los templos más importantes de la zona en la que podemos ver impresionantes esculturas de Buda. En su día albergó a más de 3.000 monjes distribuidos en 18 pabellones con 75 salas en total y 9 suntuosas torres. Fue construido en época del emperador Xian, de la Dinastía Jin, sobre el año 326.

Museo de la Farmacia y del Té

Otro lugar de interés que no puedes perderte es el Museo de la Farmacia y del Té chino en la que podrás visitar un magnífico edificio en el que encontrarás toda la medicina tradicional china. Además es la tienda base de la marca de té Longjing y podrás visitar 6 salas en las que conocerás la historia del té, su elaboración, sus costumbres…Podrás también disfrutar de una Ceremonia tradicional.

Templo de Yue Fei

Y aunque hay muchos más lugares que visitar, para lo último hemos dejado el Templo de Yue Fei en la que se encuentra la tumba de este general chino considerado un héroe. El templo se encuentra en el centro de Hangzhou sobre colina Qinxia, al norte del Lago del Oeste.

Construido por la Dinastía Song en el año 1221 se compone de 3 templos, el de Yue Fei, su Mausoleo y el templo de la Lealtad. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2011.

Está rodeado por estatuas de piedra de animales (ovejas, tigres, caballos…) y varios personajes entre las que destacan unas realizadas en hierro y que se encuentran atadas y arrodilladas que representan a los traidores que instigaron la muerte del general.

El personaje de Yue Fei es muy conocido y venerado en China. Perteneciente a la Dinastía Song, fue un distinguido soldado que resistió los enfrentamientos con los Jin pero que debido a las maquinaciones de la corte del momento fue encarcelado y ejecutado a la edad de 39 años.