Templo de Yonghe

Templo de Yonghe

Muchos son los monumentos que podemos ver en China pero si hay uno, a parte de la Muralla China, que es uno de los más importantes, ese es el Templo de Yonghe.

Es este un palacio budista construido durante el reinado de la Dinastía Qing que expresa la armonía y la paz.

Historia

Se encuentra situado en el noreste de Pekín y pertenece a la orden Geluk del budismo tibetano que ha sabido combinar, arquitectónicamente, los estilos chinos y tibetanos.

Originariamente fue residencia de los eunucos de la corte manchú para pasar luego a serlo del, por aquel entonces, príncipe Yongzheng hasta que se convirtió en hogar de los lamas de Geluk hasta la caída del Imperio.

Visita

Tiene 5 pabellones donde los visitantes depositan sus ofrendas, ya sean de sándalo o de incienso. Primero se pasa por un sendero bajo la puerta denominada de las Tres Hojas hacia el centro de la plaza Barkhor podemos visitar dos torres, la Torre de la Campana y la Torre del Tambor y que está repleto de inscripciones talladas en grandes estatuas de tortugas.

La Puerta de la Armonía nos da paso a la Sala de los Reyes Celestiales conde podemos ver una inmensa estatua del Budha Maitreya que aparece rodeado de los cuatro Reyes Celestiales. Otra sala es la Sala de Protección repleta de obras tántricas y en la que nos encontramos con el Budha de la Longevidad. La Sala de la Rueda de la Ley o la Sala del Pequeño Potala también son indispensables. En esta última están el Trono del Dalai Lama y el Trono del Panchen.

Por último podemos visitar el Pabellón de las Mil Felicidades que está repleta de tankas, sutras y donde se encuentra un Buda que regaló el emperador al Dalai Lama.

Actualmente está habitado por monjes mongoles y fue declarado Monumento Nacional en el año 1949.

Criaturas mitológicas chinas II

Criaturas mitológicas chinas II

Seguimos enumerándoos algunas de las criaturas mitológicas chinas más importantes.

El León alado

Este animal mitológico tiene forma de león con pelaje blanco y alas y suele proteger a quien lo posea proporcionándole también riqueza y buena fortuna. Su origen viene de que el emperador de Jade le castigó por alimentarse de plata y oro y le selló el trasero por lo que las riquezas siempre se mantienen en su interior.

Táowù

Muchos dicen que tiene forma de tigre con rostro humano, dientes enormes y un largo pelaje. Es una criatura terrible que crea confusión e ignorancia y que, según cuenta la leyenda, era el bisnieto del Emperador Amarillo. Es un ser despiadado, fiero y muy arrogante.

Hùndùn

Que no nos engañe su forma. El Hùndùn es el caos primigenio, un personaje malvado hijo del Emperador Amarillo que se convirtió en un ser vil, antipático, obstinado y odiado por todos.

Taotiè u ogro glotón

Es un ser que devoraba todo lo que pillaba llegando incluso a comerse su propio cuerpo dejando solamente su cabeza. Simboliza la glotonería.

Qióngqí

Como podemos observar, se le representa como a un tigre alado con púas por todo el cuerpo que representa la traición, la perfidia y todo lo taimado. Se le sigue utilizando en la cultura popular como personaje de videojuegos.

El Dragón Chino

Es el más famoso de los seres mitológicos chinos, símbolo nacional de China y personificación del yang.

Baihu

Es un tigre blanco que simboliza el aire y los rayos y cuyo rugido puede llegar a provocar una tempestad abrumadora.

Cabeza de Buey y Cara de Caballo

Según la mitología china son los guardianes del infierno, quienes acompañan a los espíritus en su descenso. Siempre van juntos. Son de las criaturas más temidas.

Taotiè

Tiene la apariencia de una gárgola y es el símbolo de la avaricia. Se dice que es capaz de llevar a comerse su propia cabeza. Se suele representar en recipientes de bronce.

Aún hay muchos más, por supuesto. Sólo hemos elegido una pequeña muestra para que conozcáis y entendáis un poco más la cultura china y lo que su mitología ha influído en su carácter.

Criaturas mitológicas chinas I

Criaturas mitológicas chinas I

Hoy os queremos hablar de las criaturas mitológicas chinas porque para conocer una cultura hay que conocer la esencia de la misma, el origen, las leyendas e historias en las que se ha basado para llegar a donde están. Y la mitología ha tenido un papel fundamental en la mayoría de las civilizaciones antiguas llegando, incluso, a ser la base de muchas religiones de hoy en día.

Todos sabemos que la mitología engloba aquellos relatos más o menos fantásticos y ficticios que han dado explicación a lo que no la tenía a lo largo de los siglos. En el caso de la mitología china, tenemos que encontrar su origen en los pueblos indoeuropeos que poblaron el mundo mucho antes que nadie y que, en el caso de China, fueron los tocarios que la invadieron hace más de 3.000 años.

Cierto es que parte de la mitología china es original pero también es cierto que bebieron de las leyendas indoeuropeas tal y como se demuestra en sus semejanzas. De lo que sí que estamos seguros es que la mayoría de las historias mitológicas están ambientadas en la época de los tres augustos y los cinco emperadores.

Estas historias no están recogidas en ningún libro en concreto sino que hay que sacarlas de los libros de filosofía, historia e, incluso, poesía que mezclan la realidad con la fantasía para darle un mayor significado a lo que se está contando.

El tema del que vamos a hablar hoy ha sido utilizado en muchas de las civilizaciones antiguas y no hay nada que impacte más que una criatura mitológica para infundir temor y/o respeto entre las gentes.

Hay varios tipos de criaturas. Aves, Dragones y otras criaturas sacadas de la fantástica imaginación de sus creadores.

Fénix Chino

 

Es el rey de todas las aves y se le suele representar atacando a serpientes con sus garras y con las alas extendidas. A pesar de su apariencia es un símbolo de buena suerte, virtud y gracia que, normalmente, simboliza la unión entre el bien y el mal (el yin y el yang).

Jingwei

Era la hija de uno de los emperadores de China, Yandi. Murió en el mar muy joven y decidió vengarse tomando la forma de ave e intentando llenar los mares y océanos con piedras y rocas. Es símbolo de un carácter fuerte, determinado y perseverante.

El Quilin o unicornio chino

Es un animal con forma de dragón, con sólo un cuerno en la frente y cubierto de escamas. A pesar de su aspecto representa la prosperidad y la serenidad aunque cuando es testigo e alguna injusticia puede ser un animal muy violento.

Dinastía Tang

Ya hemos hablado en anteriores post de distintas dinastías pero no por ello podemos dejar pasar a la Dinastía Tang que hizo que China viviera uno de sus momentos de mayor esplendor.

Historia

Tras haber caído la Dinastía Han, allá por el año 220 d.C., el país se pasó por momentos de incertidumbre y caos que llevaron años más tarde, sobre el 589, a que se reunificara bajo la Dinastía Sui. Gracias a ello la estabilidad volvió a aparecer en China hasta que uno de sus miembros, Yang Di, un déspota que casi acaba de nuevo con todo, fue derrotado por Li Shimin que, junto a su padre, fundó la Dinastía Tang.

Época dorada

Fue una de las edades doradas de China. Destacaron en el arte y la literatura y en el gobierno implantaron un sistema administrativo diseñado para captar a los mejores, de hecho, se exigía que supieran artes marciales y normalmente eran poetas y/o escritores no militares.

Li Shimin

Como en todas las Dinastías, en la Dinastía Tang muchos fueron los miembros que la gobernaron pero quien destacó sobre los otros fue, sin duda, Li Shimin, al que pueblo adoraba por ser realmente bueno y al que se recuerda como un emperador grandioso.

23 años fue los que estuvo en el poder. En concreto desde el año 626 hasta su muerte acontecida en el 649. Y para ello tuvo que quitarle el trono a su padre y matar a sus hermanos. Pero lo que mal empezó llevó un camino recto y estable que le dio a la China del momento el empuje que le hacía falta.

Fin de una era

Años más tarde, a lo largo del siglo VIII, la inestabilidad económica y política llevó al declive de la Dinastía Tang y originó el comienzo de lo que se ha denominado como el período de las Cinco Dinsatías y los Diez Reinos. La Dinastía Tang llegó a su fin en el siglo X.