La Familia Tradicional China

La Familia

La cultura y tradición china son de las más antiguas de la historia y han perdurado hasta nuestros días solamente por una razón, sin la cual, esta civilización no hubiera conseguido llegar a donde está. Se trata de la familia o Jia como ellos la llaman.

A Confucio es a quien se le atribuyen los valores sobre los que la familia se tenía que asentar para forjar a los ciudadanos chinos. Estos valores tenían como máxima, la estabilidad, ya que de eso dependía el Estado.

Según Confucio, las familias debían de ser numerosas, conviviendo en la misma casa más de una generación, para así perpetuar las tradiciones, patriarcal, con un gran respeto a la autoridad paterna, basada en el respeto, y un sistema organizado de jerarquía.

Los jóvenes siempre debían acatar las normas de sus padres con la solemnidad que les habían inculcado. Se casaban con quien sus padres eligieran, normalmente como parte de un contrato con la otra familia, sin conocerse ni haberse visto nunca y, en el caso de las mujeres, abandonaban la que había sido su familia hasta ese momento para pasar a formar parte de la de su esposo.

El divorcio estaba bien visto para los hombres en el caso de que no estuviera conforme con las expectativas anteriores al matrimonio. El hombre podía tener varias mujeres y concubinas pero la mujer debía permanecer fiel y casta aunque se hubiera convertido en viuda.

Los hijos varones eran muy bien recibidos en el seno familiar y les otorgaban a las madres un gran reconocimiento dentro de la familia. Sin embargo, las niñas eran consideradas una lacra familiar y en ocasiones eran abandonadas o vendidas.

La Educación

La importancia de la educación dentro de la familia se consideraba la base social de toda China. El padre era el encargado de enseñar a su hijo a hablar, leer, conocer las tradiciones, los cultos, el respeto hacia los ancianos, etc. Las niñas, sin embargo, no recibían una educación formal pero lo que sí que se les enseñaba era a agradar a su futura familia y hacer un buen desempeño de la vida doméstica.

Cuando el comunismo llegó a China, las cosas cambiaron bastante con respecto a la familia tradicional de la que hemos hablado.

Las Mujeres

Las mujeres comenzaron a tener derechos como el de elegir marido, el divorcio, votar, la educación igualitaria…Con ello, Mao Tse Tung quería romper con el imperialismo arraigado de la sociedad, atacando lo más tradicional que tenían.

Poco duró la dicha. Cuando se dieron cuenta de que realmente las libertades familiares que habían dado a sus ciudadanos les estaban empezando a perjudicar, tomaron bajo la tutela del Estado la familia (matrimonios, hijos, tierras,…). Se instauró la política del hijo único, se le concedieron ciertos derechos sociales de la mujer, se legalizó el aborto como método para controlar la natalidad, etc.

Por decirlo de alguna manera, la familia tradicional ha pasado a estar en un segundo plano pero conservando los principios fundamentales de respeto hacia los mayores y de unidad familiar.

Templo Ciudad de Dios de Shanghái

Shanghái

Si tenéis planeado viajar a China, no debéis dejar escapar la oportunidad de disfrutar de una de sus ciudades más antiguas, Shanghái.

Se trata de una de las ciudades más eclécticas de China ya que sabe combinar a la perfección su historia, tradición y costumbres de sus antepasados más lejanos con la vida cosmopolita que ofrece hoy en día.

Ciudad de Dios

Hablando de la parte más antigua, justo en el centro, haciendo de núcleo de la ciudad, se encuentra la Ciudad de Dios, un complejo comercial en el que podemos encontrar el Templo, los comercios tradicionales, algunos incluso con más de un siglo de antigüedad y el Jardín Yuyuan.

Es un lugar que atrae a miles de turistas todos los años ya que tiene todo lo que es necesario para pasar un día completo. Y es que tiene más de 1.000 kilómetros cuadrados de jardines y edificios chinos que harán las delicias de cualquier turista.

Fue construido hace más de 600 años por el tercer emperador de la Dinastía Ming, Yongle y es un templo taoísta, de hecho es el más importante de Shanghái. Debido a la gran afluencia de comerciantes en la zona, el gobierno decidió remodelar la zona y añadirle mercados chinos con temática únicamente tradicional.

En el año 2005 se realizaron obras de restauración y remodelación de las instalaciones.

Templo Chenghuang

Al Templo se le conoce con el nombre de Chenghuang, Cheng que significa ciudad y Huang que significa foso.

Desgraciadamente, tal y como ocurre con muchas de las atracciones turísticas actuales, hoy en día, el Templo ya no tiene el sentido religioso que tenía antes sino más bien sólo un sentido comercial. De hecho se está pensando en modernizar la zona para convertirla simplemente en eso, un centro comercial.

Eso sí, si lo que más le interesa como turista es probar la gastronomía, ver los talleres y las obras que en ellos se elaboran, compras productos típicos chinos o perderse en el consumismo, ese es el lugar ideal. Las tiendas están distribuidas en hileras, lo que permite una mejor visualización de los productos.

En Subastas Darley no te podemos acercar al Templo pero lo que sí que podemos es acercarte a la cultura y tradición China con los artículos que subastamos en nuestra web.

Así que a qué esperas para hacerte con un pedacito de historia.

El Bambú en la Escultura China

El Bambú

Uno de los elementos que más se han utilizado en la escultura china ha sido el Bambú.

Se trata de una planta que, por muy insignificante que parezca, ha jugado un papel muy importante en el desarrollo de la cultura china. Se ha utilizado para realizar construcciones, decoraciones, esculturas, como alimento, en ropa…

Como en muchas otras cosas, China fue una de las primeras civilizaciones que se dieron cuenta de las muchas posibilidades que le podía aportar el bambú. Artículos de hace más de 2.000 años demuestran que los pobladores chinos utilizaron lo que tenían más a mano para su vida cotidiana.

Tal fue la magnitud que llegó a conseguir que, a mediados de la Dinastía Ming, la mayoría de los artistas chinos se dedicaron a ello e hicieron de la talla del bambú un arte y una profesión. De hecho, por esa época comenzaron a proliferar las escuelas cuyos maestros pasaban sus conocimientos de generación en generación.

Una de las escuelas con mayor repercusión se encontraba en Jiading donde abundaba el bambú. Fue una escuela con un tallaje refinado y elegante cuyas obras han sido muy admiradas por los coleccionistas chinos. Realizaban todo tipo de trabajos tales como botellas de aromas, adornos para el escritorio, grabados calcográficos, etc.

Otro lugar importante en el tallaje de bambú, es la ciudad de Shaoyang donde podemos encontrar el bambú negro. Allí, el artesano Wang Shangzhi, creó la técnica denominada Fan Huang consistente en, primero quitar la corteza del bambú y luego cocerlo para a continuación disponer de la segunda capa para tallar. Luego pegaba la hoja calada en la superficie de los objetos de bambú. Desgraciadamente, a día de hoy, muy pocos son los artesanos vivos que conocen esta técnica y el tallaje de bambú, como se hacía antiguamente, está a punto de desaparecer.

Entre sus obras, podemos ver este pequeño artilugio realizado en bambú y que no es otra cosa que una almohada realizada de manera artesanal.

Almohada realizada en Bambú.

Almohada realizada en Bambú.

Asimismo, en Subastas Darley, tenemos la suerte de contar en ocasiones, con artículos tallados en bambú que se pueden adquirir a precios muy económicos. Sólo tenéis que entrar en www.subastasdarley.com.

Pipa antigua de Bambú.

Pipa antigua de Bambú.

La ruta de la seda

Ruta de la Seda

La Ruta de la Seda es una de las rutas comerciales más conocidas de la historia y la culpa de su nombre es del geógrafo alemán Ferdinand Freiherr Von Richthofen, que la llamó así porque era el producto que más se movía en ella. Aunque no fue lo único, ya que esa ruta sirvió para comerciar con telas, especias, piedras preciosas, marfiles, etc.

Comenzó a utilizarse en el siglo I a.C y se extendió por toda Asia. La ruta conectaba China con Mongolia, India, Persia, Arabia, Siria, Turquía, Europa y África recorriendo más de 5.000 kilómetros de territorio.

Como suele ocurrir con estas cosas, fue la curiosidad y la inquietud de una persona quien logró que esto se convirtiera en realidad. El Emperador Wu, perteneciente a la Dinastía Han, sintió curiosidad por las civilizaciones allende sus territorios y decidió conocerlas.

Con el tiempo y gracias a los avances en la navegación y a la domesticación de los animales, se pudieron trasladar grandes cantidades de productos a grandes distancias. Aunque, como era de esperar, no sólo los productos traspasaron fronteras. También lo hicieron la cultura, el idioma, las religiones… lo que supuso un gran cambio en la visión de los emperadores chinos.

Pero todo tiene un final y tras siglos de utilización para el intercambio de civilizaciones, la Ruta de la Seda quedó en el olvido como consecuencia del incremento en los comercios marítimos una vez que cayeron los mongoles.

Curiosamente, hoy en día se está pensando en volver a abrirla para abaratar costes de transporte y volver a abrir una ruta que desde junio de 2014 está considerada por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.

Y como en Subastas Darley somos unos amantes de la historia, la cultura y el arte chino hemos creado una selección de artículos para que todos podáis tener un pedacito de historia en vuestro hogar. No dudéis en visitarnos.