LOS REINOS COMBATIENTES

Una de las épocas más importantes en la historia de China es la que se denomina de los Reinos Combatientes.

Fue una época que duró unos 250 años en el siglo V a.C. y se produjo cuando la región se dividió en 8 estados que eran beligerantes entre ellos. Y, aunque pueda parecer contradictorio, este momento de la historia propició el surgimiento de nuevas corrientes religiosas y filosóficas como el confucianismo, el taoísmo, el mohismo o el legalismo, aunque, en muchas ocasiones, las directrices las establecía el gobernante del momento. De hecho, el emperador Qin hizo quemar todos los escritos que no tuvieran que ver con la corriente del legalismo que él quería imponer.

Igualmente hubo un auge en la proliferación de nuevas tecnologías implantadas para la guerra, tales como nuevas armas, carros de guerra y herramientas de diversa índole propiciadas por el fin del uso del bronce y el comienzo del hierro.

Gracias a la división de los territorios, el comercio tuvo un gran auge. La necesidad de comerciar con otros reinos diferentes de los que se estaba en guerra, hizo que los gobernantes miraran más allá de sus fronteras para impulsar su economía, mayoritariamente mermada por las batallas.

Se realizaron muchos proyectos constructivos pero el que tuvo mayor relevancia para la historia fue el comienzo de la construcción de la Gran Muralla China.

El famoso libro de “El Arte de la Guerra” de Sun Tzu se escribió en este período. Y es que durante aquella época se mejoraron las estrategias militares y los guerreros eran entrenados sin descanso para mejorar sus tácticas.

En el año 221 a.C, el emperador Qin ponía fin a esta etapa de los Reinos Combatientes cuando terminó de unificar China en un solo territorio. Comenzó así la dinastía y el período Qin.

EL TEMPLO DEL CIELO

Una de las joyas de la cultura china y quizás la más venerada de todas, es el Templo del Cielo o Tiantan.

Patrimonio de la Unesco desde 1998 y acabado de construir en el año 1420 bajo el mandato de la Dinastía Ming, el Templo del Cielo representa la unión entre el emperador y el Cielo y es una de las construcciones más completas y de mayor escala que se conservan en China.

Situado en el parque del mismo nombre, Tiantan Gongyuan, tiene una extensión de 273 hectáreas construidas y los edificios que lo componen son el Altar Circular, el Salón de la Oración para la Buena Cosecha, la Bóveda Imperial del Cielo y el Salón de la Abstinencia.

El Templo del Cielo tiene planta circular con 30 metros de diámetro y 38 metros de altura, está construido sin vigas, ya que se sostiene sobre 28 pilares o columnas divididas en tres terrazas con formas circulares y hechas de mármol blanco. Las 4 columnas interiores representan las estaciones del año, mientras que las 12 intermedias representan los 12 meses del año y las 12 más exteriores, las 12 horas del día.

El Altar Circular tiene nueve círculos concéntricos construidos en mármol. Era el lugar elegido por los emperadores para realizar sus sacrificios.

En la Bóveda Imperial se guardaban todos los elementos necesarios para los rituales y está rodeada por el Muro del Eco, de unos 60 metros de diámetro con el sonido del eco.

Y, por último, el Salón de la Abstinencia en el que los emperadores pernoctaban antes de realizar sus rituales.

El ritual en sí consistía en que en el solsticio de invierno, el emperador, por medio de un sacrificio, rogaba que ese año se tuviera una buena cosecha en todo el país. El día antes del solsticio se dirigía con su corte, vistiendo las mejores galas, a la Bóveda Imperial para realizar ceremonias de meditación. Tras pasar la noche en el Salón de la Oración, se dirigía al Altar Circular para ofrecer, en privado, el sacrificio de un animal.

Los alrededores del conjunto se llenaban, y se llenan hoy en día, de pekineses que pasan las horas de ocio practicando Tai-Chi, jugando al ajedrez, escribiendo o bailando.

Un auténtico contacto con el pueblo chino si tienes intención de conocer la zona.

Dinastía Shang

La semana pasada os hablábamos de la Edad de bronce arcaica y comentábamos que surgió en tiempos de las Dinastías Shang y Zhou. Pues bien, hoy vamos a ampliar un poco más la información hablando un poco de la Dinastía Shang.

Fundada en el siglo XVI a.C, su dominio se prolongó seis siglos y fue, históricamente, la segunda dinastía que apareció en China y la primera de la que se tiene documentación.

Gracias a esa dinastía, China vivió una gran transformación, ya que se compuso de una sociedad muy desarrollada que estuvo gobernada por aristócratas que formaron un estado, moldearon las clases sociales e institucionalizaron las propiedad privada, entre otras cosas.

Su sociedad estaba dividida en el rey, que era el cabeza de todo, el cuerpo administrativo, formado por guerreros, chamanes y escribas y la fuerza bruta, compuesta por esclavos y campesinos.

Básicamente, vivían de la agricultura, la ganadería y la caza hasta que inventaron el comercio y se expandieron por todo el territorio. Introdujeron los calendarios solares y lunares dividiendo el año en 12 meses lunares de unos 29 días aproximadamente. Y utilizaron una escritura propia de unos 3.000 caracteres que fue la precursora de la lengua china.

Religiosamente hablando, la Dinastía Shang era muy respetuosa con sus antepasados y solían realizarles rituales funerarios que en alguna que otra ocasión incluían sacrificios humanos. Los difuntos eran enterrados acompañados de personas y de objetos de valor para la otra vida, tales como utensilios para comer, joyas o figuras que les servían para demostrar su estatus en el más allá. Gracias a ello, se ha podido comprobar que la Dinastía Shang fue la más avanzada civilización que trabajó el bronce, como ya comentamos en otro post.

ding_oro_perfil

Y como en todas las Dinastías que han abarcado un gran poder, la Dinastía Shang fue víctima del derrocamiento. Su último rey, Shang Zhou, se suicidó al comprobar que había sido derrotado por la rebelión de un grupo de esclavos que no estaban nada de acuerdo con su despotismo.

Una vez derrocada, les sucedieron los miembros de la Dinastía Zhou, pero esa ya es otra historia.

Recordaros, eso sí, que en Subastas Darley podéis ampliar la información en el Museo Darley o siguiendo nuestro blog.

BRONCES CHINOS ARCAICOS

Dentro de nuestra página www.subastasdarley.com tenemos un apartado que es Museo Darley. En él encontrarás la posibilidad de admirar auténticas joyas de coleccionista. Joyas de la época de la Edad de Bronce china pertenecientes a las Dinastías Shang y Zhou y denominadas bronces chinos arcaicos.

ding_oro_perfil

Y es que fue en la Edad del Bronce cuando la incesante búsqueda por nuevos materiales más resistentes trajo consigo el descubrimiento del bronce, lo que supuso un gran impulso para que, tanto social como políticamente, hubiera una importante transformación. Y es que quien poseyera bronce denotaba poder.

El auge en la utilización de la escritura tuvo también una gran repercusión ya que las piezas que se realizaban iban acompañadas de ella, lo que les da un valor mucho mayor si cabe.

Siglos después se tuvo la oportunidad de editar catálogos de la colección imperial y piezas privadas que clasificaron las piezas de bronce según su función ritual, tamaño, peso, medidas e incluso ilustraciones. Gracias a ello sabemos que el bronce se utilizó para fabricar armas, instrumentos musicales, vasijas para ofrendas y útiles para cocinar.

jarron_logopeque

Inclusive con toda la documentación que se tiene sobre el bronce, aún no se sabe cuál fue su origen. Se piensa que fueron los pueblos de las estepas y que fue en 1600 a.C cuando apareció en China. La mayor parte de las piezas de bronces chinos estaban compuestas de una aleación de cobre y estaño, a la que a veces se añadía plomo para hacerlo más dúctil.

La decoración de las piezas se guiaba por su función ritual. Sus ejemplos de diseño eran los jades y las piezas de cerámica del neolítico por lo que sus motivos intentaban reflejar a la sociedad con una belleza profunda y mística. Lo más representativo es lo denominado nubes y truenos cuyo origen viene dado por las huellas que se dejaban al moldear.

Muchas de las piezas de esa época tenían incrustaciones en plata y oro. Las dinastías que más utilizaron este tipo de decoración fueron la dinastía Shang y la dinastía Zhou. Es el trabajo que más admiración despertó en la época arcaica china por el perfeccionamiento, sobre todo, de la última etapa de la dinastía Zhou.

foto_coleccion_camello

Pasaros por nuestro Museo Darley y conocer alguna de las piezas de bronce que fueron el orgullo de toda una civilización.

LA DINASTÍA SONG

Hoy queremos hablaros de una de las dinastías que más hizo por la prosperidad de China. Se trata de la Dinastía Song, que gobernó durante más de 300 años, desde 960 hasta 1279.

Su reinado ha sido considerado como la edad de oro de la civilización china ya que durante el tiempo que estuvieron en el poder se produjeron importantes avances científicos, filosóficos, literatos, etc. Además, promovieron un impulso económico que hizo que fuera la dinastía más próspera de toda la historia de China.

Gracias a la expansión del cultivo de arroz, la población se incrementó considerablemente hasta alcanzar los más de 50 millones de personas. Fueron los primeros en utilizar papel moneda para las transacciones comerciales, los primeros que incorporaron la pólvora en su armada, los primeros en utilizar una imprenta o una brújula.

Socialmente tuvieron grandes cambios ya que se construyeron hospitales públicos, casas de retiro, escuelas y templos, clubs sociales, fosas comunes y se estableció el sistema postal, lo que reportó miles de trabajos.

Los campesinos eran dueños de sus propias tierras y la aristocracia dejó paso a la burguesía, que se dedicaba a contemplar y comerciar con las obras de arte mientras los ciudadanos de a pie se entremezclaban con ellos en las numerosas fiestas que se celebraban en las ciudades. Se crearon muchos clubs como el de Poesía del Lago Oeste, el Coro de las Chicas, el de Cazadores de Antigüedades, etc…

Las mujeres disfrutaban de privilegios sociales y legales, eran dueñas de sus propios negocios y en casa mandaban ellas. Educaban en casa a sus hijos, compartían las tareas del hogar con sus maridos y era muy común encontrar a mujeres escritoras, notables y bien educadas.

La religión tuvo también cambios que se tradujeron en un mayor efecto en la vida de las personas, sobre todo el Budismo y el Daoísmo. Además fue el momento en el que aparecieron las religiones minoritarias: musulmanes, maniqueos y judíos.

El arte tuvo uno de sus mayores momentos de auge gracias, sobre todo, a los avances tecnológicos. Floreció la porcelana fina, gracias a la utilización del caolín, la poesía, las pinturas de paisajes, el teatro. Inventaron los relojes, las brújulas magnéticas, los barcos de palas, la imprenta, la pólvora, etc…

Si no hubiera sido por la invasión mongola, la Dinastía Song hubiera convertido China en una civilización imparable. Una civilización digna de recordar.

Y qué mejor para hacerlo que adquiriendo una parte de ella. Ahora mismo, en Subastas Darley, estamos subastando una lámpara de aceite realizada en terracota blanca. Un pedazo de historia.

e1d191385d7d1be02be8595637a1221a