MUSEO NACIONAL DE CHINA

En un blog de Antigüedades, sobre todo, orientales, no podíamos dejar de lado el Museo Nacional de China. Uno de los lugares donde se albergan las obras más importantes de China.

Fundado en 1912, en un primer momento se le conocía como Oficina Preparatoria del Museo Nacional de Historia y no fue hasta el 2003 que se formalizó como lo conocemos ahora, ya que, por diversos motivos, sufrió el cambio de nombre y la ampliación en varias ocasiones.

Se encuentra situado en la plaza de Tiananmen en Pekín, capital de la República popular China y se compone de un edificio de cuatro pisos que está flanqueado por dos alas, ocupando, en total, más de 300 metros cuadrados.

El Museo es un compendio de toda prácticamente toda la historia China y contiene entre sus  paredes verdaderas obras de arte, muchas de ellas consideradas tesoros nacionales.

Por decirlo de alguna manera, el Museo se divide en 3 épocas perfectamente diferenciadas en distintas salas. La primera de ellas comprendería desde el 500.000 a.C. hasta el 4.000 a.C. llamada la Sociedad Primitiva, después estaría la Sociedad Esclavista, que va desde el 2.100 a.C. hasta el 475 y, por último, otra que iría hasta 1.911, llamada Sociedad Feudal. Después tendríamos una zona dedicada exclusivamente al período de la Revolución China que comprendería los últimos 150 años de la historia de China.

Sus muros albergan piezas como los restos del hombre de Beijing, obras pertenecientes a las diversas dinastías bajo cuyo mandato se escribió la historia, mortuorios, cerámicas y toda clase de antigüedades que merece la pena no perderse.

Además, está abierto todo el año y es una de las visitas obligadas, turísticamente hablando, ya que entrar en sus salas te transportará a lugares y momentos pasados que harán que veas a la sociedad actual china de otra manera.

DINASTÍA KAYAR

En nuestra página podrás encontrar muchos objetos antiguos pertenecientes a diferentes épocas o dinastías. Y en este blog intentaremos hablaros un poco de ellas para que conozcáis los orígenes de las distintas civilizaciones y la importancia que tienen los objetos que han llegado hasta nosotros.

Hoy, por ejemplo, vamos a hablaros de la Dinastía Kayar, la última que gobernó Irán.

Familia de origen turco, gobernaron Persia desde 1785 hasta 1925 y aún, a día de hoy, existen descendientes que viven en el destierro. Su origen se remonta a las tribus de pastores guerreros que lucharon por una posición mejor y que llegaron a formar parte de una monarquía persa.

Tomaron el control al deponer al último Sha de la Dinastía Zand reafirmando la soberanía persa sobre todo el Cáucaso.

Sus más famosos miembros fueron:

Aga Muhammad Kan, el más sádico de todos ellos. Decidió reunificar Irán y no dudó en devastar ciudades o masacrar pueblos enteros para hacerlo. Claro está, que teniendo en cuenta que a los 10 años los enemigos de su padre lo castraron, el carácter que demostró en su adultez podría haber influido en sus decisiones. Asesinado en 1797, le sucedió su sobrino  Fath Alí Sah Kayar, que reorganizó el país en un estado y emprendió dos guerras contra el Imperio Ruso que duraron en total 11 años y que acabó con la pérdida por parte de Irán de los territorios de Asia Central.

El reinado que más duró fue el de Nasereddín Sah, que estuvo en el poder más de cincuenta años y que propició la entrada de la tecnología y los avances científicos de Occidente.

Su último Sha fue Ahmad Sha que comenzó su reinado a los 11 años y que vio como durante la I Guerra Mundial, las tropas extranjeras ocuparon Persia e hicieron que la integridad del país se viera tocada y hundida.

Gracias a esta dinastía, podemos disfrutar de un legado artístico rico en matices y que ha sabido llegar hasta nuestros días. En Subastas Darley tenemos algunos artículos de la misma que han llegado hasta nosotros prácticamente en un fantástico estado de conservación. Alfombras, kilims, artículos decorativos, etc.

Como ejemplo estas dos piezas que pueden ser vuestras por un precio increíble. Visítanos y echa un ojo al pasado.

78559a2c4378b8efea3e45969798bd03

f4813c114ecb05addcf9009120be3275

EL MAUSOLEO DEL PRIMER EMPERADOR

Quizás sea el emperador más conocido de China y probablemente su mausoleo sea el más grande del mundo.

Qin Shi Huang, rey del estado chino de Qin (del 247 a. C. hasta el 221 a. C.) y después, primer emperador de una China unificada (del 221 a. C. al 210 a. C.), reinando bajo el nombre de Primer Emperador, fue un hombre tiránico con un mandato autocrático. Sorprendentemente a día de hoy se le considera una especie de colosal fundador en la historia china y un superhombre cuya unificación de China ha durado más de dos milenios.

Abolió el feudalismo y dividió China en 36 provincias, mantuvo bajo vigilancia a los miembros de las casas reales vencidas obligándoles a vivir en la capital, desarrolló una extensa red de carreteras y canales para conectar todas las provincias, estandarizó los pesos y las medidas, la moneda, la longitud de los ejes de los carros el sistema legal y, lo más importante de todo, la escritura china.

El emperador murió mientras se encontraba haciendo un viaje por el oriente de China. Su muerte se ocultó los 2 meses que tardaron en volver a la capital y para entonces el mausoleo que mandó construir 38 años antes estaba listo para guardar sus restos.

El mausoleo que se encuentra en el monte Lí y alberga los restos del emperador así como unas 400 tumbas más y los conocidos Guerreros de terracota de Xian, tiene una extensión de 2,3 kilómetros y en su construcción participaron más de 700.000 obreros.

Permaneció en el olvido 2.000 años y su descubrimiento fue todo un hecho histórico ya que permitió conocer de primera mano una parte del pasado de China.

Todo el recinto funerario ocupa la friolera de 60 kilómetros cuadrados de los que queda mucho por excavar. Tanto la cámara funeraria como la tumba siguen bajo tierra. El emperador fue enterrado por expreso deseo suyo junto a un ejército de más de 8.000 figuras de guerreros y caballos de terracota a tamaño real.

Cada una de las figuras mide 1,80 metros de altura y están equipados con armaduras. Tienen rasgos totalmente diferentes (bigotes, peinados, jóvenes, viejos, rasgos de etnias diferentes) y los uniformes reflejan el rango militar que tenían.

Hasta que no se terminen las excavaciones no sabremos la magnitud real del mausoleo ni lo tiene aún que mostrarnos. Por ahora sigue siendo un misterio bien guardado.

Recuerda que si quieres adquirir alguna de las antigüedades chinas que subastamos, sólo tienes que entrar en www.subastasdarley.com